La obesidad: «La Peste» del Siglo XXI

Jorge Barbero

La OMS advierte de la “epidemia de obesidad” a la situación actual generada por los malos hábitos alimenticiosEn la actualidad, debido a los malos hábitos dietéticos, la frecuencia de pacientes con obesidad o sobrepeso aumenta día a día. Esta enfermedad crónica trae consigo una serie de consecuencias realmente perjudiciales para el ser humano. Aparte de los riesgos físicos que existen, entre otros una vejez y muerte prematura, también los hay del tipo social y psicológico.

A nivel mundial, en cuanto a datos y cifras, la obesidad casi se ha triplicado desde el año 1975. Además, la población masculina que tiene sobrepeso alcanzó el 10,8%, mientras que las mujeres cuentan con un 14,9%. Asimismo, en un ranking mundial de los países con mayor tasa de obesidad realizado por BBC News, encabeza la lista la potencia global Estados Unidos, con una tasa del 38,2% de personas mayores de 15 años.

México ocupa el segundo lugar, seguido de Nueva Zelanda y Hungría. Las previsiones para el año 2030 apuntan que España e Inglaterra estarán en este ranking. Por tanto, debemos cambiar con urgencia nuestra rutina y hábitos alimenticios, sobre todo en los más pequeños ya que son los más vulnerables a ser influenciados por esta sociedad obesogénica.

En nuestro país, la tasa de obesidad en los últimos 20 años se ha duplicado. Se estima que un 53% de la población adulta está por encima de su peso. Según las encuestas, un 80% de la gente obesa no reconoce que lo son. De hecho, ocupamos el segundo puesto en la UE sólo por detrás de Reino Unido. Según un estudio de la OMS, un 40% de los menores tienen sobrepeso u obesidad.

“Enfermedad, no estética”. Así definía Francisco Tinahones, presidente de SEEDO, la importancia de tratar la obesidad como una enfermedad y no como un problema meramente estético. De hecho, destaca la importancia con la que los pacientes se toman este problema. La mayoría de ellos pasan del asunto, sin importarles los riesgos y consecuencias. Otros, en cambio, lo afrontan con la seriedad que lo requieren y consiguen “curarse”.

Por otra parte y por si no fuera suficiente, los niños con obesidad se enfrentan a otros retos al margen de intentar adelgazar. La mayoría de ellos suelen ser objeto de burla en el colegio o instituto. Con el paso del tiempo, esta situación puede hacer que los niños tengan problemas psicológicos y emocionales, hasta tal punto de no ir a clase y sentirse solos o aislados. En el caso de que sigan yendo, la mayoría dejan de participar en actividades físicas del colegio ya que, se sienten vulnerables por ser objeto de burla.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

Opinión: 40 años después… ¿La Constitución es intocable?

Siguiente Historia

Dos Nobeles más que merecidos

Lo último de Incógnitas