Opinión: Nochebuenas paralelas

Nos despertamos legañosos y con el estómago a estallar después de una nochebuena pasada por vino, turrón y algo de marisco. La mayoría aún tenemos las mejillas tullidas de sonreír fríamente y reír a carcajada falsa durante horas, pero bostezamos ansiosos por tomar un café y una aspirina, previo desempaquetado de regalos.

A unas cuantas millas de nosotros, 1.100 para ser exactos, la fiesta está siendo bien distinta. Los voluntarios del Open Arms saben mejor que nadie que el mar no da tregua y no hay mayor regalo que salvar una vida. “La navidad se encuentra donde está la humanidad y nos enseña a no mirar hacia otro lado”, estas eran las palabras de su director Oscar Camps por las redes sociales. No son sus primeras navidades pasadas por agua y saben que, tristemente, tampoco serán las últimas.  

El pasado 21 de diciembre el Open Arms rescató a más de 300 personas de 3 barcas de goma diferentes varadas a pocas millas de la costa de Trípoli. La mayoría de los náufragos eran mujeres, niños y menores de edad. Llevaban, según cuentan las propias víctimas, más de 12 horas en mitad del mar, rezando por no ser vistas por los guardacostas libios, “si hubieran sido ellos en vez de vosotros, nos hubieramos tirado al agua” confesaba una de ellas a Eldiarioes.

Al Mediterráneo Central no llega Papá Noel ni los Reyes Magos, pero ayer al atardecer, sin renos ni camellos, se acercaba el Astral (otro buque de la ONG) provisto de mantas, alimentos y medicinas para los pasajeros, además de alguna que otra sorpresa. No hubo cena de nochebuena, pero “los niños del Open Arms” cantaron, jugaron con pompas de jabón y recibieron de parte de el Tió de Nadal lapiceros y cuadernos que escondía debajo de su manta, todos menos Emrad o L’Petit, como le llamban en el barco, que fue evacuado por las secuelas de la paliza que había recibido en Libia horas antes de subirse a la patera. Lo único que pidió antes de ser enviado a un hospital de Lampedusa es que avisaran a su madre. Este joven somalí de 14 años había intentado completar solo una de las rutas migratorias más mortíferas del mundo.

En medio del mar y en pleno diciembre, el viento es frío y húmedo, de los que empapan la ropa y agrietan la piel. Con este panorama encima, se movilizaba toda la tripulación para subir unos grados la temperatura corporal del pequeño Sam. Este bebé de apenas dos días fue rescatado, junto a su madre Salí, aun sin lavar y forrado en unas mantas que no lograron abrigarlo lo suficiente. Subió a bordo con 34ºc y una madre en shock, incapaz de alimentarlo. Malta finalmente accedió a evacuarlos a un hospital y ha confirmado que «los dos ángeles del Open Arms» se encuentran estables.

Con la única opción de poner rumbo a Algeciras, respaldados (esta vez sí) por el gobierno español, la tripulación de la ONG se enfrenta a 5 días de travesía en pleno invierno con centenas de personas hacinadas en su cubierta. España era la última opción y la peor de todas, pero la única que se ha presentado. Ahora solo queda esperar que el temporal de tregua y la popa se mantenga seca. “Cada minuto navegando es una dificultad añadida” relataba una voluntaria a los 3 periodistas que les acompañan en esta travesía.

Apenas queda una semana para que termine el año y, según las previsiones, podrán tomar las uvas en suelo español, ya que se prevé que atraquen en Algeciras el 28 de diciembre. Pero la pausa no será por mucho tiempo, porque los voluntarios volverán a zarpar conscientes de que se inaugura un 2019 lleno de incertidumbres, sin acuerdo sobre inmigración, con fronteras cerradas y unas lecciones europeas a la vuelta de la esquina. Lo único que podemos decir hasta el momento es que terminamos el año con al menos 2.500 vidas perdidas en nuestro muro de agua y sal, en esa fosa común en la que hemos convertido al Mediterráneo.

Miembro de la Junta Editorial de Revistaincognita.com
Estudiante de Ciencia política y administración Pública + Periodismo

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

Opinión: La pantomima catalana

Siguiente Historia

“Se les aplicarán medidas de seguridad y rehabilitación a los que realicen actos de homosexualidad"

Lo último de Opinión