Opinión: “La sonrisa ha cambiado de bando”

Miguel Hernández

Así afirmaba rotundamente un dirigente del PP. Y es que sí, la situación ha virado bastante desde aquella efeméride, el 2 de diciembre del presente año.

En aquel domingo electoral se celebraron los comicios andaluces, los cuales tuvieron como resultado una contundente victoria de la derecha. Para el PSOE fue una debacle de gran magnitud, después de haber gobernado en el feudo andaluz desde el comienzo de la democracia. El PP, por su parte, aunque perdió escaños pudo considerar como una victoria situarse como la segunda fuerza política. Ciudadanos estuvo a punto de consumar el ‘sorpasso’ del PP, consolidándose así como referente del centro-derecha.

Adelante Andalucía, la marca regional de Unidos Podemos fracasó perdiendo 3 escaños y reafirmó la derrota de la izquierda. El gran triunfador de ese día, de manera sorpresiva, fue VOX. La formación liderada por Santiago Abascal irrumpió en San Telmo por primera vez y consiguió 12 escaños que pueden hacer las veces de llave parlamentaria.

Las elecciones andaluzas se planteaban ‘a priori’ como un experimento de lo que podrían ser las generales del año próximo. Por tanto, se puede extrapolar la situación política andaluza al resto de España. Según algunos analistas, se observa que, aunque el PP está en un claro retroceso, puede llegar a pintar el mapa de España de azul si se poya en C’s y en VOX.

La izquierda ha fracasado. La estrategia electoral no ha sido la correcta. Se podría haber planteado de otra forma. El discurso populista ha triunfado. Aun así, el PSOE llevaba gobernando excesivo tiempo, lo que le resta credibilidad a la hora de la votación. El electorado de izquierda se ha abstenido o simplemente ha dado la espalda a los partidos de este signo político. La tarea del Ejecutivo es impedir el advenimiento de la derecha y, en consecuencia, de un segmento considerable de la extrema derecha, a través de políticas públicas efectivas y ofrecer una buena imagen a la ciudadanía.

El Gobierno tiene que considerar que los proyectos puestos en marcha en sus seis meses no han surtido el efecto deseado. Por ese motivo, no debe cejar en su empeño debido a que la acción del Ejecutivo socialista ha resultado a la postre insuficiente. Mas concretamente, el presidente del Gobierno exclusivamente necesita un recurso: el tiempo. Debe rentabilizar adecuadamente el periodo de mandato que le queda para acabar de llenar el muestrario. A este respecto, también debe obtener una fuerza parlamentaria superior a los 84 diputados que posee actualmente. El afán socialista de mantenerse en el poder es harto complicado con esta aritmética parlamentaria tan escasa.

“La sonrisa ha cambiado de bando”, fue la oración que pronunció un dirigente del PP, ilustra de manera efectiva el fenómeno del cambio de tablero político. Este hecho ha constatado que la derecha gane enteros frente a la izquierda, que se encuentra debilitada, solo necesita que le propinen el golpe mortal en los comicios nacionales. No es que los ciudadanos hayan dejado de ser de izquierdas, sino que el electorado más goloso, el de centro, se ha decantado en las andaluzas por los partidos de derecha porque la izquierda no ha sabido hacer frente a sus demandas. Por el centro es por donde la izquierda debe hacer hincapié en la estrategia política para convencer a los indecisos.

Deben aprovechar las fuerzas progresistas asimismo la vinculación de PP y C’s a VOX. Ciudadanos bebe en su mayoría de un electorado centrista, inconforme con la situación actual. Aunque últimamente se ha consolidado como referente de la derecha. El PP, con la línea política azanarista seguida por su presidente, Pablo Casado, se está alejando del centro -derecha que ha caracterizado últimamente al grupo popular y se está acercando a la extrema derecha y prácticamente al reaccionarismo. Todo el viraje hacia este signo político ha sido provocado por la irrupción del partido político VOX.

La incógnita que queda en el aire es si VOX se erigirá como un partido consolidado en las elecciones generales o se desinflará. A la luz de los hechos, todo parece indicar que la formación verde conseguirá representación en el Congreso, dadas las circunstancias. Lo que si se ha comprobado es que la fuerza xenófoba y nacionalista español puede ser fundamental como llave para desbloquear la situación política. No estamos ante un fenómeno neofascista ni mucho, sino ante uno más parecido a partidos tales como el de Marine Le Pen o Matteo Salvini, que ya están comenzando a incendiar Europa. La peculiaridad de VOX es su propuesta liberal en el ámbito económico, la cual no concuerda con la mayoría de fenómenos políticos de este signo en países de nuestro entorno.

Es patente que el paradigma ha cambiado. Nuevas estrategias se pondrán en práctica para captar a la mayor parte del electorado posible. Antes de las generales, los partidos tendrán que concurrir en las municipales, las autonómicas y las europeas. El próximo 26 de mayo de 2019 se celebrará el ‘fiestón’ de la democracia: una tríada electoral con un peso importante para el desarrollo político del año que viene . A la espera está la celebración de los comicios generales, para los cuales no hay una fecha designada y tendrán como consecuencia un nuevo paradigma político. Todo depende mayormente de la actuación del Ejecutivo.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

“Se les aplicarán medidas de seguridad y rehabilitación a los que realicen actos de homosexualidad"

Siguiente Historia

Editorial: Querido 2019

Lo último de Opinión