Apple en el punto de mira

La caída de Apple, ¿una crisis puntual o el reflejo de la situación económica global?

El pasado jueves Apple descendía 10 puntos en bolsa, después de que su máximo cargo Tim Cook admitiera en una carta enviada a sus inversores que las ventas del iPhone fueron inferiores a las esperadas el pasado trimestre. La compañía, que hace unos meses se coronaba en la nunca antes alcanzada cumbre del billón de dólares, comienza el año con su peor retroceso desde 2013 y en 4º puesto, superada por  Microsoft, Amazon y Alphabet (Google).

La semana pasada fue la más negra en Wall Street desde los peores momentos de la crisis económica y su peor diciembre desde 1931. La caída de Apple arrastró a las principales tecnológicas: Samsung bajó un 2,97%,  Sony un 1,08%, Intel un 5,5% y Microsoft un 3,68%. A todo esto se sumó un descenso de la actividad industrial en el país norteamericano que tensó aún más a los inversores temerosos de una posible desaceleración económica global. Europa tampoco se ha salvado y  las principales plazas cerraban ayer en negativo.

El dirigente culpaba a un fallo en las expectativas de ventas del iPhone en China. Según señala, la subida de valor del dólar y la batalla arancelaria entre EEUU y el país asiático habrían afectado más de lo previsto a la venta de su producto estrella en el país en que más dinero facturan: un 20% de sus ingresos provienen de China y, hasta el año pasado, el 60% de sus ventas eran teléfonos. Desde la Casa Blanca llaman a la calma y creen que, una vez se firme el acuerdo entre los dos países, las ventas se recuperarán.

Cook quiso recordar en el comunicado que, a pesar de la reducción en las previsiones, nunca ha habido tantos dispositivos Apple activos y señala que, sin contar el iPhone, el resto de productos juntos han crecido un 19%. Sin embargo, las expectativas de ventas de los últimos modelos no han sido las esperadas, los usuarios cambian menos de terminal  y cada vez hay menos conversiones de Android a Apple, por lo que no es de extrañar que la empresa esté poniendo en marcha un “plan renove”.

Más allá  de Steve Jobs

Muchos pronosticaron que la muerte de Steve Jobs sería el fin de Apple, pero 7 años después la compañía se mantiene, incluso ha crecido, eso sí, con un enfoque muy diferente en la gestión.
El sucesor del creador de la empresa con sede en Cupertino es Tim Cook, un directivo de IBM que fue fichado personalmente por Steve Jobs para gestionar las finanzas de la empresa en 1998, justo después de su propio regreso a la compañía. Desde su entrada en Apple, se le conoce por su pasión, eficiencia y alta capacidad para generar ingresos. Años antes de la muerte de Jobs, ocupó el cargo de máximo directivo en varias ocasiones mientras este se sometía a los tratamientos de su cáncer.  

El 24 de agosto de 2011 Steve Jobs se retiró definitivamente de la Junta Directiva y propuso a Cook como CEO, que también formó parte de la Junta Directiva de Nike. Desde entonces, el estadounidense ha traído consigo nuevos aires a la empresa, siempre sin olvidar al hombre que apostó por él y al que recuerda cada 5 de octubre en redes sociales.
Entre los grandes retos que ha tenido que superar Cook estos últimos años, destaca el fuerte arraigo que los clientes de la compañía tenían con su carismático predecesor, el auge de la competencia tecnológica, ciertos escándalos financieros y críticas por las condiciones laborales de los empleados de sus subcontratas, además del auge de la tecnología digital y algunos fallos en las baterías de los iPhones nuevos. El magnate ha sabido reconducir la empresa ampliando su oferta de servicios, subiendo precios y reduciendo costes, algo nada propio de Steve Jobs, pero que le ha estado funcionando bien hasta el momento.

El futuro de la manzana más valiosa del mundo

David Begara Besco, estudiante de la Apple Developer Academy en Nápoles, nos explica cuáles son las grandes diferencias entre los dos empresarios y su punto de vista sobre el retroceso de la compañía.

¿Cuáles son las principales diferencias en la gestión de Steve Jobs y Tim Cook?D: Steve Jobs y Tim Cook son completamente diferentes. Steve se mataba por sacar el mejor producto y siempre quería estar por delante de la competencia. En todos sus eventos decía “estamos dos años por delante”. Tim Cook, en cambio, siempre ha llevado las finanzas y es un empresario, mira más los beneficios y, de hecho, la empresa ha crecido en bolsa como nunca antes. Donde más se nota la diferencia entre ambos es en las entrevistas: Steve siempre hablaba del producto y presentaba el modelo como el mejor del mercado, sin embargo Cook habla de beneficios y de ingresos. Steve Jobs era producto, Tim Cook son finanzas.

¿ Por qué  Apple está dejando de crecer?D: Yo soy muy crítico con Apple, creo que han tomado por imbéciles a los clientes y a los inversores, esto segundo no lo habían hecho nunca. Hará un par de años Apple dejó de hacer públicas las ventas de iPhone, pero seguía publicando los ingresos de los móviles. Los inversores entonces quedaron satisfechos porque, aunque era señal de que se vendían menos dispositivos, los precios eran mayores y los ingresos seguían creciendo. Lo que han hecho ahora es dejar de publicar las ganancias por el móvil, sólo sacan a la luz los beneficios de Apple. Por otro lado, la compañía retiró el iPhone X del mercado a principios de año y ha tenido que volver a fabricarlo porque los modelos nuevos no se vendían.

Los inversores no son tontos, si has tenido que rectificar por falta de ventas, dejas de publicar datos y además recortar la previsión de ingresos inicial, el precio de las acciones baja. Los usuarios tampoco lo son y de ahí que hayan tenido que fabricar otra vez el iPhone X. No puedes sacar al mercado un supuesto “iPhone low cost”(Xr) que cuesta 850 dólares y que tenga menos prestaciones que los móviles de la competencia que son mucho más baratos. Para mí es una estafa y un engaño a los clientes. Creo que les va a servir para rectificar y replantearse el modelo de negocio, están intentado exprimir cada producto al máximo.

¿ Ha sido un error cruzar el umbral de los 1.000 dólares?D: Te voy a contar una historia. El primer iPhone que sacó Apple costaba 500 dólares y no vendió lo suficiente. La compañía hizo una encuesta para saber cuál era el error y la gente respondió que era demasiado caro para un teléfono. El segundo modelo salió por 199 dólares y fue todo un éxito. El tercero costó 299 y se vendió mucho mejor. El cuarto, costaba 100 dólares más. El 4S salió a 650 dólares y fue el más vendido de la historia. Los precios fueron subiendo gradualmente hasta que con el iPhone X se superó el umbral de los mil dólares, costando su versión X Max 1.600 dólares. No se trata del precio que ponga Apple, sino del que la gente esté dispuesta a pagar. Hasta 2014 la venta de móviles no paraba de crecer. Hasta el año pasado no crecían, pero los beneficios aumentaban gracias a las subidas de precio. Ahora parece que no le va tan bien a la compañía y probablemente sea síntoma de que los precios han tocado techo. Por otro lado, también hay que decir que las diferencias entre unos modelos y otros ya no son tan significativas como lo eran antes y se ha visto con los dos últimos móviles, que eran incluso peores que el X.

Apple echa balones fuera y culpa a la situación macroeconómica de la bajada de ingresos, ¿es cuestión del cambio del dólar y Donald Trump, o hay algo más?D: Apple siempre ha hecho la conversión de moneda como le ha dado la gana. Si un producto salía a 900 dólares, pues costaba 900 euros. No creo que eso afecte especialmente a la empresa y los aranceles con China tampoco tienen mucho que ver. Lo que Cook obviamente no ha querido decir es que Apple ahora tiene fuertes competidores. Su problema está en China, pero no son los aranceles, son las tecnológicas emergentes como Huawei, Xiaomi y Oppo, que aunque no se conoce todavía en España va a dar mucho que hablar.

Lo que pasó la semana pasada en Wall Street, ¿Se trata de una caída puntual o la empresa está en la cuerda floja?D: No creo ni mucho menos que a la empresa le vaya mal, ha sido un fallo puntual y supongo que rectificarán. Es cierto que los iPhone están en el punto de mira, que estos dos últimos no han sido lo esperado y la competencia es cada vez mayor, pero la empresa lleva un tiempo preparándose para esto. Han ampliado su oferta de servicios, lo cual supone unos ingresos bajos, pero regulares. El Apple Watch, el gran invento desde la muerte de Steve Jobs, se ha vendido bastante bien, igual que los cascos sin cable. Además, han hecho mejoras de otro tipo, por ejemplo, Apple es la única empresa 100% verde: todas sus energías son renovables y, de cada móvil que reciben con el “plan renove” pueden reciclar la totalidad del producto. Por otro lado, Apple tiene algo que ninguna otra empresa proporciona y que les hace también bajar en beneficios, pero ganar en confianza y fidelidad: ellos venden productos, no datos, así que a la larga, quizá otras marcas salgan mucho más caras. De todas formas, creo que el 2020 Apple va a dar que hablar con su “proyecto secreto” de procesadores.

Miembro de la Junta Editorial de Revistaincognita.com
Estudiante de Ciencia política y administración Pública + Periodismo

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

Opinión: “Camarero, una de CIS”

Siguiente Historia

Madrid: Un polvorín para 'Podemos' y un experimento para el PP

Lo último de Incógnitas