Un viaje al pasado: los inicios del cine

Raquel Rodríguez Vidal

Los hermanos Lumière crearon la primera máquina en la que se podía apreciar la tecnología de reproducción de imágenes en movimiento, el cinematógrafo.

El cine siempre había sido como un «juguete». Ni el fenaquistiscopio de Plateau (1829), ni el zoótropo de Horner (1834), o el coreoscopio de Beale, consiguieron que el cine fuera algo más que una cosa de niños, hasta la llegada de los hermanos Lumière con la invención del cinematógrafo en 1895.

La primera emisión cinematográfica de pago tuvo lugar el 28 de diciembre de 1895 en el Salon Indien del Grand Café de París. Se trataba de 10 películas o “vistas”, piezas de un minuto en las que se mostraban acciones de la vida cotidiana. Algunas de las obras emitidas son breves proyecciones como “Llegada de un tren a la estación de la Ciotat” o “Salida de los obreros de la fábrica Lumière en Lyon Monplaisir”.

El único objetivo del cine era mostrar escenas de la vida cotidiana, tal cómo lo mostraron sus creadores. Por lo que se dice que la historia del cine comienza a modo de documental.

Los hermanos Lumière llegaron a decir que el cine es una invención sin ningún futuro. Pero quien sí le sacó provecho al invento de los hermanos franceses fue Thomas Alva Edison.

Edison tiene más de 1000 inventos. Entre ellos el kinetoscopio (1892), una máquina de cine en la que un solo espectador podía ver imágenes en movimiento, imágenes a 40.46 fotogramas por segundo. El kinetoscopio es considerado la primera máquina oficial de cine. Era muy común en la década de 1890 y funcionaban con una moneda, se veía en fiestas de carnavales y en atracciones.

El invento de Edison funcionaba con monedas de 5 centavos, y sus películas tan solo duraban 20 segundos. Películas en las que predominaban bailes, payasos, números de magia y musicales. Incluso copias de escenas teatrales como el caso de «El beso» de la obra de Broadway “La viuda Jones”.
Edison es uno de los primeros en entender el cine como una industria. Fue pionero en crear un estudio, el Black Maria (1893) situado en su laboratorio de West Orange, en Nueva Jersey. «Blacksmith Scene» (Escena de herreros) y «Fredd Ott’s Sneeze» (El estornudo de Fred Ott) son algunas de sus películas rodadas en el Black Maria.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

Madrid: Un polvorín para 'Podemos' y un experimento para el PP

Siguiente Historia

#10years: La historia del final

Lo último de Cultura