Eutanasia: la muerte que mereces

El debate sobre la eutanasia ha vuelto a la primera línea del discurso político de los principales partidos a escasos días de las elecciones generales. El suicido voluntario de Maria José, enferma de esclerosis múltiple, gracias a la ayuda de su marido Ángel ha agitado conciencias y ha generado indignación por las consecuencias legales que le podría traer su acto.

La controversia en torno a la eutanasia y sus implicaciones no es un tema de origen reciente. Ya en la Grecia Clásica existían discrepancias acerca de las cuestiones éticas y morales que podían intervenir en esta práctica. Intelectuales como Platón o Sócrates fueron acérrimos defensores de la eutanasia.

Actualmente entendemos este término como la «intervención voluntaria para acelerar la muerte de un paciente desahuciado (terminal) con la intención de evitar dolor y sufrimiento». Así mismo la eutanasia se puede clasificar como activa, si el medico suministra fármacos enfocados en la muerte del paciente, o pasiva, si el papel del médico es la omisión intencionada de fármacos para la cura del paciente. Esta última y acompañada con el suministro de medicamentos para evitar o rebajar las dolencias del enfermo supone lo que se conoce como «cuidados paliativos». Otro término a tener en cuenta es el del suicidio asistido, donde el médico indicaría al paciente el fármaco letal pero no lo administraría.

La regulación de la eutanasia a nivel mundial es lenta y, en la actualidad, son solo 5 los países que la recogen en sus respectivas constituciones. Holanda fue el primero (2002) y a partir de este llegaron Canadá, Bélgica, Luxemburgo y Colombia.
Por otro lado, el suicidio asistido está permitido en Suiza y 5 estados de EE.UU.

En nuestro país se producen unas 2000 peticiones de eutanasia al año por parte de enfermos terminales, sin embargo, estos además de no poder cumplir su voluntad ponen en peligro a cualquier individuo que colabore en su muerte. La legislación española prohíbe la eutanasia activa en cualquiera de sus vertientes y el artículo 143 del Código Penal castiga con la «pena de prisión de 6 a 10 años si la cooperación llegara hasta tal punto de ejecutar la muerte».

Eutanasia y suicido asistido en el mundo. Fuente: ABC.

Asociaciones y campañas a favor de la eutanasia exigen al gobierno su inmediata regulación por considerarla la única forma de muerte digna que pueden recibir muchos enfermos. «La vida no es una obligación», comentaba Marcel hermano de Mark Landejick, un holandés que recurrió a la eutanasia, y «es una decisión personal decidir como acabarla».

David Lorente. Él y el resto de su familia llevan años luchando por el derecho a morir de su madre Maribel, enferma de Alzheimer. Su campaña «SOS Amatxu» ya recoge 360.000 firmas.

David Lorente muestra el testamento vital de su madre. Fuente: SOS Amatxu.

– ¿Quién fue Maribel (Amatxu) y por qué lucharon sus hijos?
David: Amatxu es una forma cariñosa de llamar a la madre en euskera, el diminutivo de mamá. Empezamos está lucha en noviembre del año pasado, cuando su deterioro era avanzado. Le diagnosticaron Alzheimer hace 12 años, pero combatió mucho la enfermedad entrenando la cabeza. Retomó las clases de euskera de antaño, empezó a estudiar inglés, a hacer sudokus, volvió al grupo de música en el que había estado cantando hace años (…) al final trabajar la cabeza hace que el deterioro que le causa su enfermedad sea más lento. Entonces dentro de lo que ha sido su enfermedad ha tenido unos años buenos de vida, con calidad de vida, pero hace pocos años el deterioro se aceleró y se encontraba en unas condiciones en las que ella misma tenía claro que no quería seguir viviendo, como lo dejó por escrito en el documento de voluntades anticipadas y también en una carta que nos escribió a su marido y a sus 3 hijos, que hicimos pública a modo de denuncia en el blog que hemos abierto. A raíz de este deterioro empezamos la lucha para reivindicar que se respeten los derechos humanos, en este caso el de una muerte digna, no seremos nosotros los que digamos lo que es digno o indigno, eso es una valoración personal, pero se debe de respetar la voluntad de cada uno.

– ¿De qué forma os expresó vuestra madre su deseo?
-Es difícil decir que primera vez ni como porqué en nuestra casa nunca ha habido temas tabúes, entonces se ha hablado de la muerte como de cualquier otro tema con total naturalidad y es un aspecto en el que coincidíamos todos. Nadie de nuestra familia quiere vivir a cualquier precio, si la vida es una condena no merece la pena vivirla. Mi ama conocía la enfermedad del Alzheimer muy bien porque mis dos abuelas padecieron Alzheimer y en el caso de su madre estuvo 8 años postrada en una cama en un hospital. Entonces ella ya tenía claro y siempre lo ha dicho abiertamente en todos los entornos que antes incluso de llegar postrada a una cama, cuando ya no fuera autónoma, cuando no nos reconociera, cuando no pudiera hablar… que la ayudásemos a morir.

-Mientras sufrió la enfermedad, ¿os expresó de alguna manera que no estaba conforme con vivir de esa forma?
-No sabía expresarse muy bien, pero en momentos de lucidez podía decir: “yo esto no lo quiero, yo esto no lo quiero”, por ejemplo. Esta situación en la que soltaba palabras sueltas, de vez en cuando alguna frase, pero generalmente inconcluyentes, en algún momento de lucidez pues te podía en algún momento reconocer o decir frases como: “no por favor, no por favor”, “esto es horrible” .

– ¿Como recibisteis la noticia de la enfermedad de vuestra madre?
-Casi ni me acuerdo, porque fue hace 12 años… estábamos un poco mentalizados porque es una enfermedad hereditaria y mis dos amamas también han tenido Alzheimer, su ama estuvo 8 años postrada en una cama, a parte de lo que pasó previamente a llegar a esa situación. Entonces estábamos ya como mentalizados. Claro es como un jarro de agua fría, siempre tienes la esperanza de que no le toque, pero sí, le tocó.

– ¿De qué forma acabó Maribel su vida?
-Pues de forma natural y sufriendo mucho. Si bien le diagnosticaron la enfermedad hace 12 años y la llevó bien trabajando mucho la cabeza, retomó las clases de euskera, empezó a estudiar inglés, hacía sudokus, volvió al grupo de música en el que cantaba (…) digamos que la enfermedad hasta hace poco más de un año avanzó muy lentamente. Entonces ha tenido, dentro de lo que es el Alzheimer, una calidad de vida digna, ha disfrutado de la vida y ya luego pues cayó en picado y este último año ha sido una condena que le ha venido impuesta por ley. Ha estado con cuidados paliativos, que el trato que hemos recibido ha sido un trato muy bueno. Sirven para paliar lo físico, pero no lo emocional. Ella andaba desorientada por el espacio, por el tiempo, perdida por la casa sin saber donde estaba, resoplando todo el día, sin reconocer a los suyos (…) unas condiciones indignas en las que ella no quería morir y al final tuvo un final muy “heavy”, se cayó un día al suelo con convulsiones, empezó a retorcerse de dolor, unos gritos que veías la cara de la muerte, pero no acababa llegando… bueno horrible. Y después de ese día que vinieron la ambulancia, la ingresaron y duró 3 días más. Estuvo con morfina, con un producto para evitar convulsiones y bueno, le llegó la muerte de forma natural. Eso si, como tenía escrito en el testamento que rechazaba que se la mantuviera con vida, porque eso si que es legal y ella tenía puesto que no quería que se la mantuviera con vida, que se le aplicara la eutanasia en el caso de que fuera legal, quería donar sus órganos y su cuerpo para la ciencia, pues no se le aplicaron esos cuidados que la podrían haber mantenido meses en una cama.

– ¿A lo largo de la enfermedad que síntomas sufrió?
-Los síntomas llegaron a un punto que como era incapaz de expresarse, cuando le dolía algo, por fuera pues tocándole sabías, pero los dolores internos no había forma de diagnosticarlos ni de tratárselos porque ella no se sabía expresar. Era imposible tratarle sus dolencias debido a la degradación mental que tenía.

-Como en el caso de Mari José, ¿en algún momento os planteasteis acabar con la vida de vuestra madre?
-Si, de hecho, queríamos hacerlo, pero nosotros teníamos una limitación ahí. Mi hermano y yo queríamos hacerlo y mi aita nos recordó que su voluntad también era que no nos arriesgáramos a ir a la cárcel. Entonces solo nos quedó un camino, la vía legal. Emprendimos esta campaña para intentar que saliera la medida adelante y cumplir su voluntad y la de todos los que vienen detrás.

– ¿Qué mensaje le mandaríais a Ángel, el esposo de Maria José?
-A raíz de lo de Ángel nos han comenzado a llamar muchísimo los medios. Llevaremos ya 30 entrevistas entre mi hermano y yo. Y lo que le estamos transmitiendo es todo nuestro apoyo, nuestro respeto y admiración por lo que ha hecho, nos parece un acto de amor y valentía dadas as circunstancias y solidario para todos los que venimos detrás. Él al final lo ha hecho en la clandestinidad, que también lo apoyamos, cada uno elige la vía que quiere y él se ha saltado la ley porque la eutanasia no es legal, está penada pero si nosotros somos de la opinión de que las leyes hay que respetarlas a la vez que intentamos mejorarlas, también creemos que en situaciones extraordinarias en las que las leyes atentan contra los Derechos Humanos, las libertades individuales o una legislación que tolere crímenes contra la humanidad como es esta legislación que tiene a decenas de enfermos sufriendo contra su voluntad, pues la desobediencia civil queda legitimada. Lo que ha hecho este hombre no solo es legítimo, sino que es de aplaudir y si nosotros no hemos delinquido es porque era la voluntad de nuestra ama, pero somos moralmente tan delincuentes como él. El problema es que Ángel ha sido victima de una ley criminal que le ha puesto contra la espada y la pared. Que haces… o delinques o dejas que tu mujer se encuentre en ese estado todos los días contra su voluntad. Tenemos una ley criminal que se mantiene así porque Ciudadanos y el PP han bloqueado. Existía una propuesta de ley encima de la mesa para la regulación de la eutanasia y la han estado bloqueando todos los martes semana tras semana durante 19 semanas seguidas. Los señores de Ciudadanos que ahora dicen que están a favor de la eutanasia, que también lo decían el año pasado, lo decía a la vez que la bloqueaban ósea que no engañen a nadie. Hay que señalarles porque tanto sufrimiento tiene culpables y son los señores de Ciudadanos y del PP que están torturando a miles de enfermos.

-Si el paciente no hubiera expresado su opinión y tampoco pudiera expresarla por las condiciones en las que está, ¿cree que deben ser los familiares los que tomen esta decisión?
-Buena pregunta. Ahora mismo por ley el testamento vital tiene validez legal y prevalece lo que haya escrito el paciente o el sujeto sobre lo que digan nadie y así debe ser. Pero lo que pasa es que tu puedes poner que te apliquen la eutanasia, pero claro, si es ilegal, la ley te garantiza que se va a aplicar lo que tú has escrito antes pero dentro de la legalidad. Entonces claro, en caso de que no se haya escrito ¿deberían elegirlo los familiares?, pues no lo sé. Nosotros lo que hacemos es animar a la gente a que hagan el documento de voluntades anticipadas, que es un documento abierto donde escribes si quieres que te entierren, que te incineren, que hagan o no acto religioso, que tiren mis cenizas en cierto lugar, donar mis órganos… todo lo que quieras poner para el fin de tu vida. Las leyes, en otros países que han regulado la eutanasia, coinciden en que debe ser a petición expresa del paciente para que no se pueda aprovechar nadie. Y la propuesta de ley que había encima de la mesa recoge esto de la misma forma. Es necesario dejarlo por escrito para que no se puedan cometer abusos. Si no lo ha pedido el paciente, no hay eutanasia.

– ¿Y qué le diríais a un médico que tiene que verse involucrado en la eutanasia?
-La ley reconoce la objeción de conciencia a los facultativos, por lo a nadie se le va a obligar en contra de su conciencia. Otro dato es que la mayoría de los médicos están a favor, cuando supone un problema todos los centros están dispuestos a hacerlo y la ley también garantiza que a estos médicos no les repercuta ninguna de sus acciones legalmente, en el caso de que se legalizase claro.

– ¿Cuándo presentasteis las 182.000 firmas recibisteis alguna respuesta por parte del gobierno?
-No, ninguna. Nosotros ya nos habíamos reunido con todos los partidos políticos. Además de 182 mil hemos llegado a 345 mil firmas. Las entregamos en el registro. Igualmente, nosotros ya nos habíamos reunido con todos los partidos políticos, incluido C´s y PP.

La familia de Maribel presentando las firmas en el Congreso. Fuente: SOS Amatxu.

-Y a raíz de esas reuniones, ¿recibisteis algunas garantías?
-De momento hay 14 grupos políticos que respaldan nuestra petición y nuestras firmas. Los únicos que no están a favor son PP y C´s, que el Partido Popular directamente está contra la eutanasia, creyéndose con el derecho a imponernos sus convicciones por ley, fundamentalismo puro y duro y luego Ciudadanos alega que ellos tenían un pacto con el PSOE que, mientras ellos apoyaran su ley de Derechos y Garantías, su partido apoyaría la ley de eutanasia. La ley de derechos y garantías es la que pretende garantizar el acceso a los cuidados paliativos para toda la ciudadanía. Yo pienso que no es necesaria esta ley, sino invertir en sanidad; así como la eutanasia es ilegal, los cuidados paliativos no son ilegales. Tampoco está de más una ley que garantice estos cuidados, lo que pasa es que, en esa ley, hay metido un régimen sancionador a nivel general del estado. Este nivel sancionador es competencia de las autonomías, por eso el PSOE y los partidos nacionalistas votaron que no, por no respetar las competencias autonómicas. Y no solo esto, también introdujeron una enmienda que solicitaba que se eliminara este punto para poderla votar porque no respetaba la ley. Lo que está haciendo ciudadanos es utilizar el sufrimiento de miles de personas y enfermos para hacer chantaje: o accedéis a mis pretensiones centralistas o no hay leyes, ni cuidados paliativos ni de eutanasia. Nosotros lo que decimos es que dejen los asuntos paliativos al margen de los temas sanitarios. Lo mismo le reprocharía a un partido nacionalista si estuviera poniendo como moneda de cambio que le den más preferencias. Que primero den paso a las leyes en avances sanitarios y que luego debatan los temas de competencias. Ciudadanos los está usando como moneda de cambio, porque en realidad no la quieren, ya la han bloqueado 19 veces.

– ¿Habéis tenido algún contacto con VOX?
-No, no. No nos ha dado tiempo a reunirnos con todas las formaciones, porque es mucho trabajo el que nos está llevando esto y entonces claro tienes que priorizar. Al final VOX es un partido que va contra todos los derechos, no nos importaría reunirnos con ellos, pero antes tenemos algunos más pendientes. Si nos llamasen nos reuniríamos, pero al final tratamos de hablar con los que más nos puedan aportar, que son todos lo que nos han respaldado más con aquellos que si tenían representación cuando VOX no la tenía, ni la tiene todavía. Nos gustaría saber su punto de vista, que nos den un porqué.

– ¿Cómo vais a seguir luchando?
-Seguimos denunciando, que es lo que llevamos haciendo desde que empezamos con esto en noviembre del año pasado y no descartamos volver a presentar las firmas, lo que sería una ampliación, porque en su día presentamos lo que se llama una “descarga” pero la petición sigue abierta. En change.org/eutanasia se encuentra el enlace a la petición de firmas. Entonces pues seguimos saliendo en los medios y denunciando. Este jueves 11 vamos a presentar el preestreno de un documental que hemos hecho: “Un día con mi ama”. En él ponemos nuestro caso como ejemplo del sufrimiento de tanta gente para denunciar esta injusticia. No descartamos en lo que queda de mes hacer algunas acciones más. Además, con el caso de Ángel Hernández nos están llamado mucho los medios y le transmitimos nuestro apoyo y seguimos con la denuncia.

Puedes apoyar la campaña de David y su familia en change.org/eutanasia

La prensa es la artillería de la libertad

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

Joan Baldoví: “Creo que Pedro Sánchez ha sido muy miedoso”

Patera del Mediterráneo. Fuente: Europa Press
Siguiente Historia

La inmigración ilegal, ¿Un problema real?

Lo último de Incógnitas