Taburete: sold out y «Viva España»

«Buenas noches Madrid, y viva España» fueron las primeras palabras que pronunció un aclamado Guillermo Bárcenas ante los 15000 asistentes que el grupo consiguió reunir en el concierto del pasado viernes 28 de junio.

El concierto, a rebosar de admiradores, se desarrolló con total normalidad en el recinto del Ifema al aire libre. Sin una sola brisa húmeda y con 28 grados centígrados de media.A las 22.00, el foso estaba saturado y los seguidores más afortunados ya tenían su vaso de cerveza.

Los últimos en llegar, por su parte, se tuvieron que resignar a enfrentarse a una multitud sedienta y competitiva por hacerse con un hueco en la barra.

En cuanto comenzaron a sonar las primeras notas de música, el fenómeno fan de ‘Taburete’ se volvió eufórico y sus gritos de alegría se acabaron escuchando más que la canción «Madame ayahuasca», que daba inicio a su último concierto de su gira en España.

Los primeros temas de la noche pertenecían casi en exclusiva a su último trabajo como por ejemplo sencillos tales como «Carnaval» que protagonizaron el comienzo del concierto. Mientras transcurrían las canciones y los minutos, eran los más nostálgicos los que más levantaban su vaso, solo aquellos afortunados que habían pagado por la entrada VIP o habían completado la misión del inicio de la noche: llegar a la barra, pedir y pagar. En cuanto al repertorio más vintage , el grupo de Bárcenas y Carreño optó por temas como “El Rey del Contrabando”, «Sirenas», «Dos tequilas», «Mariposas» o al principio del concierto «México DF» entre otros muchos.

La sorpresa de la velada estuvo protagonizada por la intervención de Café Quijano cantando «Perdóname». El grupo se unió a la lista de colaboraciones ya anunciadas, horas antes, de Hombres G, quiénes cantaron «Venecia» y «Amos del piano Bar» y Dvicio que junto al grupo, entonaron «5 sentidos» ante la locura de los hinchas de ambos grupos.

Entre las anécdotas de la noche podríamos destacar el paseo habitual de la bandera española, la entonación de los asistentes del «Viva España» y un Willy Bárcenas y un Antón Carreño eufóricos, emocionados, incrédulos y felices de cantar ante 15.000 personas y conseguir por cuarta vez un «sold out» y sin dejar de afinar el «Viva España»

Un periodista deja de serlo cuando ofrece como información lo puramente subjetivo.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

Fake News: El "Plan Genial" de los mentirosos

Siguiente Historia

Opinión: ¿Qué es ser normal?

Lo último de Cultura