Opinión: Concienciados pero en retroceso

Lucía Madrigal Sáez

Vuelve a ser noticia. Volvemos a abrir telediarios con una nueva violación, esta vez en una discoteca de Valencia. Algunos medios indican que, en lo que va de año, han sido registradas 42 las violaciones múltiples; otros, más optimistas, apuntan 34. Pero, seamos sinceros, ¿alguien se cree que son las únicas?

La concienciación y la lucha contra este tipo de violencia en los últimos años es indudable. Se vio reflejado en el pasado 8M, donde millones de mujeres gritaban al unísono “ni una menos”, tal y como lo escuchamos en una casi obligatoria secuencia emitida en los telediarios después de cada noticia de violencia machista. Pero, a pesar del despertar de la gente, en 2019 se ha incrementado exponencialmente el número de casos en comparación a años anteriores. Entonces, ¿estamos combatiendo el problema o lo estamos alimentando?

Intentando ponerme en el papel de un grupo de chavales que se plantea fríamente someter a una mujer, normalmente una joven, pienso, por ejemplo, en la suspensión del juicio por el caso de San Sebastián por falta de testigos, en que los cinco miembros de La Manada están en la calle, en la puesta en libertad de los dos detenidos por el caso en Bilbao, etc. Es decir, en la impunidad de estos actos, no en el daño real que provocan. Está muy bien que los políticos estén conmocionados por estos hechos, pero buscamos soluciones, no condolencias.

Cuando amanecemos con estas noticias, se nos encoge el estómago, sacamos el lado más humano de nosotros mismos, nos unimos y nos manifestamos. Esperamos una condena justa para convencernos de que “todo está cambiando”. Pero realmente estamos esperando inconscientemente al siguiente caso, a la próxima brutalidad que nos estremezca aún más porque sabemos que no ha acabado.

La presunta violación del pasado domingo en la discoteca en Valencia fue en el servicio de chicos, lugar donde se conoce que había gente alrededor, y donde nadie intervino ante los gritos de la joven; la posibilidad de cambiar esta realidad está en todos nosotros, dejemos de compadecernos y empecemos a actuar.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

Opinión: Mientras dure la guerra o hasta que acabe la campaña

Siguiente Historia

Opinión: Luchar contra el "planeticidio"

Lo último de Opinión