/

Opinión: “Good bye Paquito!”

Dedicado a aquellos que luchan, lucharon y seguirán luchando por la democracia y la libertad. Gracias

Este jueves 24 de octubre en la Historia de España se escribió una nueva página. Una página bonita. Se escribió un cuento en el que la justicia y la reparación eran las protagonistas, y la libertad era la gran vencedora.

Este jueves el Gobierno ejecutaba la sentencia del Tribunal Supremo que permitía exhumar los restos mortales del dictador del mausoleo donde se le rendía homenaje desde su muerte. El Gobierno, con la derecha en contra y con la izquierda molesta por el momento en el que se procedía a la retirada de los restos, en precampaña electoral, procedía a lo prometido a los españoles en su primera semana de Gobierno: “Sacaremos los restos del dictador del Valle de los Caídos”. Los partidos han vuelto a jugar al juego de moda, ‘A ver quién la tiene más grande’.

Pedro Sánchez atacando a Iglesias; Iglesias hablando de electoralismo; Pablo Casado hablando de huesos como si fueran de pollo (nunca mejor dicho, el pollo de la bandera franquista); Rivera en su habitual cambio de opiniones -se le ha debido olvidar que hace dos años votó a favor de la exhumación-, y Abascal, en su salsa: “Los contrarios a la exhumación de El General Franco tienen hueco en VOX”. De VOX me lo esperaba, pero los demás partidos se supone que son partidos de Estado, ¿no habría sido más fácil apoyar el acontecimiento tildándolo de una victoria democrática? ¿Qué habría pasado en Alemania? ¿Se imaginan a Merkel indignada por la exhumación de los restos de Hitler de un mausoleo?

El jueves, Francisco Franco era desahuciado de su monumento, un monumento que congregaba en el mismo lugar al verdugo y a sus víctimas. En el mismo lugar, pero en distinta situación. Al verdugo, al dictador, al sanguinario se le mantenía en el centro del lugar, rodeado de flores y honores. Sin embargo, a sus víctimas, a aquellos valientes que en 1936 lucharon por la libertad y la democracia se siguen encontrando, no lo olvidemos, en cajas sin identificar y sin honores ni reconocimiento. El jueves se dio un paso más en la calidad democrática de nuestro país, este jueves se demostró que la democracia funciona y que, aunque sea difícil, aunque la familia del dictador haya intentado por todos los medios, con ayuda de la derecha, paralizar la exhumación, la democracia ha sido más fuerte. Ha sido capaz de plantarle cara a los herederos de los golpistas del 36, a los que sumergieron a España, a la que dicen amar, en una dictadura sanguinaria y atroz de 40 años.

Aquel día, el pasado jueves, estuvo marcado por las diferencias. En 1975 la explanada de ‘el valle’ estaba abarrotada, se despidió al dictador con honores, cañones, “vivas a España” y canticos fascistas. Algo parecido pretendían hacer ahora los familiares y el Gobierno se negó. Por el contrario, el jueves, Franco solo estuvo acompañado de sus familiares y tres representantes del Estado, que se mantuvieron en todo momento a una distancia clara, evidenciando lo que significaba aquel acto: el Gobierno legítimo y democrático de España expulsa en soledad al tirano. El momento más incómodo vino cuando uno de sus familiares, saltándose la legalidad vigente y las instrucciones del ejecutivo, vitoreó al dictador: “¡Viva España!”, “¡Viva Franco!”. Según la ley de memoria histórica, los actos de exaltación al franquismo están prohibidos en ese lugar, por ello, el Gobierno ha confirmado que estudiará presentar una querella contra los allí presentes.

Con la exhumación tan solo se ha arrancado el coche, pero aún queda mucha carretera que recorrer, España es el segundo país, después de Camboya, que más muertos tiene en las cunetas. Ya nos avisó la ONU, esto no puede ser, un país democrático, europeo y avanzado debe ser capaz de proporcionar a los familiares de las víctimas justicia, dignidad y reparación y el 24 de octubre de 2019 se ha comenzado a suministrar. Aún queda desenterrar las miles de cunetas que hay en Sevilla, en Cáceres, León, Pontevedra, Asturias, Tarragona, Madrid, Alicante, Murcia, etc. No solo están en ‘El Valle de los Caídos’, es necesario encontrar a García Lorca, a Luís, a Pedro, a Josefa, a María…Es necesario educar para que los españoles tengamos claro que ‘Las trece rosas’ no eran violadoras ni asesinas, solo republicanas, solo amantes de la libertad, solo mujeres, personas, seres humanos, asesinadas por fascistas cobardes. Es necesario resignificar ‘El Valle de los Caídos’ y explicar cómo se construyó y en qué condiciones. Es necesario penalizar con el Código Penal en la mano la exaltación a la ideología fascista de Franco. Es necesario ilegalizar las Fundación Francisco Franco. Es necesario investigar la fortuna ilegítima de la Familia Franco.

Hoy, tengo más motivos para decir alto y claro “¡Viva España!”. A la España que hace justicia, a la España que no deja a sus muertos en fosas comunes, a la España que celebra que el ciclán Franco haya sido expulsado, desahuciado y apartado de un monumento público, a la España de la concordia, a la España de la dignidad. Porque no se equivoquen, el 24 de octubre no se volvieron a abrir heridas, no se volvió a dividir a los españoles en rojos y azules, se empezó a hacer justicia y a cerrar heridas. Unas heridas que abrieron los fascistas el 18 de julio de 1936 y por eso hoy más que nunca hay que decir muy orgullosos “Good bye Paquito!”.

Un periodista deja de serlo cuando ofrece como información lo puramente subjetivo.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

Historia y vida. El arte que apasionaba a los dictadores

Siguiente Historia

ZUBIAK: segunda oportunidad

Lo último de Desde casa con amor