La hora de defender España

“Cuanto peor mejor para todos y cuanto peor para todos mejor, mejor para mí”, parece que la oposición le está haciendo mucho caso a Mariano.

Yass Al-Aroud

Nuestro país lleva 48 días encerrado y la mayoría de la ciudadanía está demostrando un nivel de ética y compromiso inmejorable para superar esta crisis sanitaria lo antes posible. Pero parece que los únicos españoles que no saben comportarse de tal manera es cierta oposición en el Congreso de los Diputados: sesión tras sesión de control asistimos a una obra de teatro que se caracteriza por el drama, la sobreexposición, el insulto y la crispación. 

En lo político, parece que ni la pandemia mundial en la que estamos sumergidos ha sido capaz de calmar las aguas políticas, solo hace falta ir la última sesión de control al Ejecutivo español. Mientras el Gobierno tiende la mano a la oposición, el PP con su protagonista principal Pablo Casado, acusó al Gobierno de “mentir”, en sus intervenciones no se ha podido notar su intención de sentarse a pactar realmente para reconstruir nuestro país. Mientras tanto, VOX sigue viviendo en Saturno y hablando sobre “el cambio de régimen que se esta produciendo en España” o que nuestro país está mas cerca de ser Venezuela. Así como el nacionalismo catalán ha vuelto a la carga después de unas semanas de tregua, amenazando con retirar el apoyo al Gobierno.

Así es la oposición en nuestro país, una pesadilla de la que va a ser difícil despertar, ¿Dónde quedó aquello de la “responsabilidad de Estado” que tanto le llenó la boca al Partido Popular?. ¿Dónde está el “primero España”? Permítanme que os diga que “primero España” es ser útil para nuestra patria, hacer una crítica responsable y a la altura de este gran país. No se les pide que aúpen al Gobierno de Pedro Sánchez, se les pide que dejen el cinismo, la critica destructiva y sobre todo, la mentira. 

Que tenga que venir el The New York Times a tirar de la oreja a la oposición refleja mucho lo que están haciendo PP y VOX. Pero Lo que me sorprende es la incapacidad del Partido Popular de hacer una oposición útil para este país que tanto dicen amar. Por otro lado, parece que Ciudadanos ha entendido al fin como ser útil, está realizando criticas constructivas y ser parte de la solución y no del problema. 

Ya es hora que los ciudadanos tengamos una clase política que mire más por el acuerdo que por la destrucción mutua, mientras se mueren miles de personas, ellos siguen insultándose y reprochándose. Mientras la sanidad pública pide recursos que se le recortaron en el pasado, ellos siguen hablando de Venezuela. Mientras los autónomos y pymes piden ayudas para darle de comer a su familia, ellos siguen hablando de quién lo ha hecho peor. Mientras los estudiantes no saben como va a ser de su futuro laboral inmediato, ellos siguen en la carrera de ver quién consigue más votos. 

La verdad es que si hoy no nos unimos, o más bien, si no se unen ellos como lo hacemos nosotros, no habrá votos que contar en el futuro, no estarán en juego unas elecciones, estarán en juego nuestras vidas. Es la hora de que los grandes pactos florezcan y ofrezcan seguridad y certidumbre a las familias. Es ahora o nunca, quizá lo que no se haga hoy, mañana será tarde.

Pactar para proteger nuestros ciudadanos es defender España, pactar para evitar otra crisis es defender España, pactar para proteger a nuestro sistema público es defender España, pactar para ayudar a las familias es defender España. Necesitamos que se sienten, dialoguen y pacten, no hay otra salida, salvo que crean que el “cuanto peor para todos mejor, mejor para mí” es una estrategia excelente.

No hay otro momento, es la hora del pacto, es la hora de defender España

2 Comments

  1. Sois más básicos que el mecanismo de un chupete de silicona.
    Metedle salsa, coño, que escribiendo parecéis robots sin voz propia (y se supone que esto es un artículo de opinión).
    La revista de mucha vergüenza. Supongo que la sigo leyendo porque tengo un ápice de esperanza (o porque me gusta el sado, vete tú a saber).

    • Buenas tardes Israel. Lamentamos mucho que el artículo no haya sido de tu agrado y, desde luego, intentaremos interpretarlo como una crítica constructiva.
      Respecto a la observación sobre la vergüenza que te provoca leer la revista, aclararte que nos produce cierta sorpresa debido a la gran cantidad de colaboradores y la diversidad de contenidos, opiniones y ámbitos que solemos tratar.
      Ya que tu comentario desprende cierta arrogancia, nos gustaría hacerte una objeción que esperemos que sea beneficiosa. Como conocemos tu situación de periodista te aclaramos que la humildad puede ser la mejor herramienta para el aprendizaje y el progreso en esta profesión. Un saludo y gracias por tu comentario.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

Rojos y Maricones

Siguiente Historia

La función periodística en conflictos armados

Lo último de Opinión

Cristianofobia

Autora: Adriana Lado López Una juventud que cada vez rechaza más a

La mandona

Cuando me preguntaban de pequeña si tenía referentes, me costaba responder, aunque