La verdadera historia de Mulán: ni guerrera ni princesa

Después de todos los aplazamientos causados por la pandemia, el pasado 4 de septiembre se estrenó finalmente, a través de la plataforma digital de Disney+, la esperada adaptación de Mulán. Los usuarios de la plataforma nos llevamos una gran decepción cuando vimos ese “plus” de veintidos euros que había que pagar para tener el acceso premium a la película. Un precio para muchos bolsillos desorbitado, teniendo en cuenta que ya se paga una cuota mensual para disfrutar, supuestamente, todos los contenidos de la aplicación Disney.

Autor: Raquel Ramos González

Las anteriores películas animadas hicieron conocida en todo el mundo la historia de una chica que evita la llamada de su padre al ejército, haciéndose pasar por soldado y lucha junto con la ayuda de su caballo, un grillo de la suerte y un pequeño dragón protector. No obstante, la historia original no es del todo así, y la usuaria de TikTok @lialiu_chinese nos lo explica muy bien en su último vídeo viral. En su origen, ni siquiera forman parte del argumento Mushu, el grillo ni Li Shang. Es más, ella es una chica corriente que no defiende el honor de su familia sino que intenta salvar a su padre de lo que sería una muerte segura. Tras luchar por una década, regresa y el emperador se reúne con Mulán ofreciéndole honor, riqueza o poder. En su desenlace, ella rechaza la oferta y vuelve a casa. Parece una historia muy simple con un principio y un final predecible pero su verdadero mensaje es que ella no es ninguna elegida, podría ser cualquier chica de cualquier parte del mundo capaz de hacer lo mismo que un hombre, demostrando que las mujeres también protegen a sus familias. Es decir, Mulán no es una heroína, sino la representación del poder que tienen todas las mujeres.

Como es lógico, el mensaje de esta historia está muy claro en China. En la secundaria, se obliga a los estudiantes a aprender y recitar La Balada de Mulán en chino tradicional. Parece algo fácil, pero tienen que traducir el largo poema al chino simplificado para su comprensión. Si tienes curiosidad en saber cómo es este poema, te dejo esta publicación que compartió @mad4yu en su cuenta de Twitter ().
Pese a la polémica que hubo en China con su estreno el 11 de septiembre, el gobierno ha prohibido totalmente a los medios su publicidad debido a la relación de la película con la región de Xinjiang, localización donde se rodaron algunas escenas y cuyo agradecimiento al lugar aparece en los créditos. Esto ha provocado que algunas organizaciones de derechos humanos y gobiernos internacionales criticaran este detalle por ser un lugar de opresión hacia la etnia uigur.

Se puede decir que el remake nos acercará a una versión “un poco” más fiel de la historia original. Entre comillas, porque a pesar de cambios importantes como la supresión de personajes como el entrañable Mushu, quien aparecerá como un fénix o la sustitución del ejército de los Hunos por una bruja, todo depende de lo que Hollywood quiera adaptar al público occidental. Personalmente, no tengo altas expectativas en este live action, pero deberíamos dejarnos sorprender de la misma manera que lo hicimos viendo la adaptación de El Rey León, aunque esta vez de forma diferente y sin sala de cine, quizá reuniendo a unos amigos, pagar el premium juntos y volver a la infancia una y otra vez desde el sofá de casa.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

Autónomos, ¿Y ahora qué?

Siguiente Historia

Los muros que nunca cayeron

Lo último de Cultura