/

El transporte, gran olvidado y foco del problema

¿Nadie se ha parado a pensar que el aumento de servicios de transporte a horas concretas puede ser un alivio para los contagios?

Niños, estudiantes, trabajadores, jubilados… todos ellos esperan impacientes las medidas con las cuales convivirán día tras día en la llamada nueva normalidad. Unas medidas que suelen llegar tarde, poco estudiadas, incoherentes; pero que al final terminan llegando.

Niños esperando a la apertura de su colegio. Estudiantes universitarios sin saber cuál será su calendario, con profesores sin rumbo que intercalan clases presenciales con clases semipresenciales. Trabajadores sin tener claro cuáles serán sus nuevas normas laborales, como podrán conciliar su trabajo con su familia y con miedo a un posible contagio. Así podríamos seguir enumerando incertidumbres e inconvenientes de forma incontable de la tan esperada nueva normalidad. Pero como he dicho antes; tarde, mal e incoherentes pero que terminan llegando.

Ahora bien, de qué sirve tener unos protocolos laborales muy complejos, con pegatinas en cada metro de pasillo recordando la distancia de seguridad, mamparas de separación entre personas, gel hidroalcohólico en cada esquina, si al final todos nosotros tenemos que transportarnos a todos estos lugares.

Ir al trabajo, la escuela, la universidad, al hospital… todos nosotros necesitamos el transporte para poder llegar a nuestro destino. Y en cambio resulta que de todo aquello que hacemos en nuestro día a día es lo más olvidado por nuestro dirigentes políticos.

El transporte no sólo es un problema, si no que posiblemente es uno de los focos con más transmisión comunitaria. Pongamos ahora el ejemplo de la Comunidad de Madrid. Los barrios con mayor incidencia del virus se sitúan en aquellas zonas con menor renta per cápita. Esto no es casualidad y muchos factores contribuyen a su causa pero sin lugar a dudas el transporte es uno de los más importantes. En dichas zonas el transporte público es la forma de movilidad más demandada, y por lo tanto el transporte es foco de concentración de personas. Esto es básicamente lo que está ocurriendo en dichas zonas de Madrid y en aquellas zonas que por su ubicación son puntos neurálgicos en la comunicación de los transportes. La línea 1 de metro, línea 6… son focos de contagio problemáticos, nos cansamos de ver vídeos, fotos en las redes sociales, noticias y diarios de esta lamentable situación. Pero la respuesta por parte de la Comunidad es siempre la misma, NADA.

Este miércoles el viceconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid , propuso el estudio de la medida para decretar “confinamientos selectivos” en aquellas zonas con mayor incidencia a causa del Covid. Pero de verdad ¿nadie se da cuenta del transporte público? ¿Ninguno de sus múltiples consejeros se dan cuenta de cómo va el transporte madrileño en hora punta? ¿Nadie se ha parado a pensar que el aumento de servicios de transporte a unas horas concretas puede ser un alivio para los contagios? Me cuesta mucho creer que ninguno de sus consejeros no se haya dado cuenta de ello, pero tal vez el problema no esté en ellos, si no en el modelo político actual por parte de algunos gobiernos autonómicos. Un modelo político basado en la confrontación de contrarios. Una confrontación que nubla la vista de tus propios pies, que provoca que no veas tu propia gestión, que te olvides de ella así como de sus problemas reales y como siempre… Tratando a los grandes problemas con pequeñas soluciones.

1 Comment

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

¡Ay, Carmela!

Siguiente Historia

Casado, Sánchez y su particular Juego de Tronos

Lo último de Opinión