La nueva forma de trabajar

Aspectos importantes de la nueva regulación sobre la nueva forma de trabajar: El Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia.

Autor: Carlos R. Guizán.

El año 2020 ha traído importantes cambios para la vida en todo el mundo, a consecuencia de la pandemia mundial causada por el Covid-19. España no iba a ser menos y, como resultado de esta pandemia, ha tenido lugar una transformación en la forma de trabajar, lo cual ha conllevado la necesidad de aprobar por parte del Gobierno  una nueva norma que regula el «teletrabajo». Esta norma es el Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, del trabajo a distancia.

El trabajo a distancia o «teletrabajo» consiste, tal como señala la exposición de motivos de esta Ley, en la prestación o trabajo realizado por el trabajador fuera del centro de trabajo habitual, para llevarlo a cabo desde su propio domicilio u otro de libre elección.

En primer lugar, el artículo 1 de la norma señala que se aplicará a un trabajo a distancia regular y, establece que será regular el teletrabajo que se preste en un período de 3 meses cuando se trabaje en esta modalidad un 30% de la jornada, o el porcentaje proporcional equivalente en función de la duración del contrato de trabajo.

No obstante, esta Ley tiene unas limitaciones en su aplicación. Recogiendo su artículo 3 que » en los contratos de trabajo celebrados con menores y en los contratos en prácticas y para la formación y el aprendizaje», solo podría existir un acuerdo de trabajo a distancia cuando se garantice un mínimo del 50% de prestación de servicios presencialmente, aunque la formación teórica pueda ser telemática.

Igualmente, la Ley establece una garantía para los derechos de los trabajadores y las trabajadoras. Se recoge en el artículo 4 que las personas tienen los mismos derechos que hubiesen tenido si estuviesen trabajando presencialmente. Se garantiza, además, que nadie pueda sufrir menoscabo en sus condiciones de trabajo, como una reducción salarial, por el hecho de llevarlo a cabo de forma telemática.

Finalmente, este artículo  dispone la obligación de las empresas de adoptar políticas de igualdad de género y contra el acoso hacia las mujeres acordes a la situación laboral telemática. Y, en materia de conciliación dispone el último apartado que quienes realicen trabajo telemático tienen los mismos derechos en este sentido que quienes lo hacen presencialmente, incluso a la reducción de jornada.

El artículo 5 de esta normativa establece uno de los puntos más importantes de la misma, como es el carácter voluntario de la prestación del trabajo en modalidad telemática, para ambas partes(empresario y trabajador). Se requiere la firma del acuerdo de trabajo a distancia que podrá formar parte del contrato inicial o realizarse en un momento posterior, sin que pueda ser impuesto en aplicación del artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores, todo ello sin perjuicio del derecho al trabajo a distancia que pueda reconocer la legislación o la negociación colectiva.

Y, este artículo recoge una garantía de protección para el trabajador, ya que no podrá ser despedido nadie por: la negativa de la persona trabajadora a trabajar a distancia, el ejercicio de la reversibilidad al trabajo presencial y las dificultades para el desarrollo adecuado de la actividad laboral a distancia que estén exclusivamente relacionadas con el cambio de una prestación presencial a otra que incluya trabajo a distancia.

Establecen los artículos siguientes de la Ley otra serie de puntos básicos: el acuerdo de trabajo a distancia debe ser por escrito; toda modificación establecida en el acuerdo de trabajo a distancia como el porcentaje de trabajo presencial debe ser un punto de acuerdo entre el empresario y el trabajador; las empresas deben promover la formación en las tecnologías a sus empleados para el correcto ejercicio de sus labores y trabajos; el empresario está obligado a dotar a sus trabajadores de los medios necesarios para llevar a cabo el trabajo a distancia y los gastos generados al trabajador por el trabajo realizado en su domicilio deben ser sufragados por la empresa.

En el acuerdo que el trabajador realice con la empresa para acordar por escrito el trabajo a distancia debe contener:

  1. Inventario de los medios, equipos y herramientas que exige el desarrollo del trabajo a distancia.
  2. Cómo se compensarán los gastos, directos e indirectos, en los que pueda incurrir la persona durante su trabajo a distancia.
  3. Horarios y, si fuera el caso, reglas de disponibilidad.
  4. Distribución entre trabajo de presencia y trabajo a distancia.
  5. Centro de trabajo al que queda adscrita la persona.
  6. Lugar de trabajo habitual.
  7. Medios de control empresarial de la actividad.
  8. En su caso, plazo o duración del acuerdo.

El art.17 recoge la garantía del derecho a la intimidad de las personas trabajadoras en esta modalidad telemática. Se señala que la empresa no puede obligar al trabajador a la instalación de una serie de programas o aplicaciones en dispositivos que sean de propiedad privada del trabajador, ni que el trabajador utilice estos dispositivos en su jornada laboral a distancia.

En relación al ejercicio y protección de los derechos colectivos, establece la Ley que las personas trabajadoras telemáticamente podrán ejercitar sus derechos igual que si trabajen presencialmente. Añade la norma que se deberá proporcionar a los representantes legales de los trabajadores la forma de ejercitar esta representación en la modalidad telemática.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

'POSE'. La serie de obligado visionado

Siguiente Historia

Tensión en el Cáucaso

Lo último de Política