Campana y se acabó

Campana y se acabó la Presidencia de Estados Unidos para Donald Trump, al menos de momento.

Autor: Jaime Molina

Se ha producido la elección de un nuevo Presidente que liderará la mayor economía del mundo, Joe Biden a sus 77 años, y tras algunos intentos de llegar a la Presidencia hace unos años, tomará el mando y ocupará la Casa Blanca el 20 de enero de 2021 cuando jure su cargo y se ponga a disposición de todos los estadounidenses. Ha sido una semana muy frenética donde los más metidos en política, y los que no tanto, analistas, politólogos, profesionales, políticos, etc. Han estado pendientes de las elecciones más importantes del año, es cierto que el sistema electoral de Estados Unidos es algo complejo, sus electores están repartidos en los distintos Estados (51) en proporción a su población, y el voto es algo más complicado de explicar (en la red social de Twitter expliqué más detenidamente cómo funciona el sistema electoral estadounidense).

Lo que ha desconcertado a la gente, que a lo mejor no tenía una idea tan clara de cómo funciona el sistema electoral del país norteamericano, es que cómo días después han podido seguir llegando correo de distintos puntos del país, y es muy sencillo, Correos se ha llegado a colapsar por masiva llegada (hay millones de estadounidenses) de votos y no ha sido fácil aglutinarlos y contarlos todos a pesar de que tengan una ayuda tecnológica que agilice el proceso. Se sabe que los republicanos son más propensos a votar de forma presencial, y es por ello por lo que al principio Trump iba ganando, mientras que los demócratas, y más ahora con la situación de la pandemia, suelen votar más por correo, eso unido a que pueden votar unos días antes de las elecciones, la masiva llegada de votos colapsó todo, los votos presenciales, y los que quedan por llegar, porque los votos de los militares que se encuentran fuera aún no han llegado, pero son muy pocos, como mucho maquillaría el resultado en algunos Estados, pero sería algo insignificante.

La red social de Twitter ha estado ardiendo estos días desde que Biden comenzó a recortar distancias contra Trump, sobre todo porque éste comenzó a infundir la idea de que “le estaban robando las elecciones” o que se “está produciendo un fraude electoral”. Ante estos comentarios, Twitter se puso serio y borró cualquier tweet que pudiese significar un intento de “fake new” y lo que publicaba, el ya expresidente, Donald Trump, eran unas mentiras enormes, por lo que no se podía ver lo que publicaba. Otras redes sociales como Facebook o Youtube lo tuvieron más complicado y se descontroló, sobre todo en esta última. No obstante, y ante la presión de algunos seguidores y votantes de Trump en los colegios electorales, se ha podido contabilizar de manera limpia los votos que llegaban.

En definitiva, no se ha producido la veracidad de algún tipo de “fraude electoral”, no ha habido votos de más en algunos de los Estados, lo que sí ha ocurrido es que ha vuelto a ganar la democracia, se volverá al Acuerdo de París, se volverán a tender puentes entre Europa y Estados Unidos que Trump rompió durante su mandato. La crispación, la mentira, el patriotismo “barato” ha sido derrotado en el país norteamericano, la extrema derecha pierde fuerza con una Marine Le Pen que no acaba de despegar, con un Santiago Abascal que ha visto frustrada su moción de censura contra el Gobierno siendo la menos apoyada de las cinco que se han producido en los cuarenta años de democracia española y viéndose sólo en el Congreso, y un Boris Johnson que está perdiendo en las últimas encuestas que se realizan en Gran Bretaña por cinco puntos..

Hoy ha vuelto a triunfar la democracia, y nunca debería de perder esté quien esté.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

#JuvevtudPresenteyVotando Pau Morales: "El mayor problema que tiene nuestro sistema democrático es el bajo índice de afiliación política"

Siguiente Historia

Recuerdos oscuros de la política en la primera ola

Lo último de Opinión