/

De hipocresía a hipocresía y que le den a la ciudadanía

Autor: Julia Sáenz

Últimamente está en boca de todos el proyecto del Gobierno para erradicar las Fake News, llamado por algunos “Ministerio de la Verdad”, haciendo referencia a la institución totalitaria del libro “1984” de George Orwell. Con este paralelismo, la oposición y gran parte de la población hace una comparación para expresar su miedo a lo que puede ser un ataque a la libertad de expresión y libertad de los medios de comunicación.

El Gobierno se basa para su aprobación en el peligro que tienen las Fake News y la desinformación para la ciudadanía, riesgo del que hemos visto sus consecuencias durante la pandemia. La oposición y la ciudadanía que es contraria a esta Orden Ministerial, aclaran que no es muy democrático ni garante de la libertad de expresión el dejar en manos del propio Gobierno el control de la información que llega a los ciudadanos.

Por mucho que yo sea profundamente consciente de la necesidad de controlar la proliferación de Fake News, no puedo por más que coincidir con que no es la solución dejar en manos de ninguna institución el control de las noticias que se comparten. La verdadera solución (que no es nada fácil) es educar a la población a comprobar y filtrar ellos mismos la información con ayuda de profesionales de la comunicación.

Dicho esto, no puedo más que indignarme (porque ya no me sorprende nada) al echar la vista atrás y ver el intercambio de papeles que se ha producido en tan solo dos años entre Unidas Podemos y PSOE por una parte, y el Partido Popular, por otra. Con esto me refiero a los comentarios y opiniones esgrimidos en el Congreso con relación a la Proposición no de Ley del PP contra las Fake News en el año 2018. Esta proposición pretendía justo lo que hoy quiere conseguir el Ejecutivo de Pedro Sánchez y fue rechazada por el Congreso al contar solo con el apoyo de Ciudadanos.

Lo curioso de todo esto es que mientras PSOE y Podemos parece que han reciclado los argumentos que el PP exhibía para apoyar su propuesta, el partido liderado por Pablo Casado ha hecho lo propio con los argumentos del Gobierno de coalición. Se han intercambiado los papeles defendiendo lo que criticaban y criticando lo que defendían, sin ningún respeto a la inteligencia de la ciudadanía, que ya es incapaz de confiar en ellos.

El propio Pablo Casado ha sido uno de los que ha llamado a este proyecto “Ministerio de la Verdad”,  que es exactamente como llamó en su día Rafael Mayoral (Diputado de Podemos) a la propuesta del PP, mientras que Teodoro Egea (Secretario General del PP), aseguró por su parte que los hackers de la democracia intentaban acabar con ella atacando al eslabón más débil, la opinión pública, y era el Gobierno el que debía plantar cara a esto.

Viendo lo loables que son las opiniones de los distintos líderes políticos, da un poco de miedo que cualquiera de ellos ( o instituciones nombradas o dependientes de los mismos) tengan el poder de decidir que información debe llegar a nosotros. Si tan solo están a favor de este tipo de medidas cuando son ellos los que lideran el proyecto, cabe preguntarse si lo que les da miedo es como lo va a llevar a cabo el partido contrario o no tener el poder de hacerlo ellos. Sea como fuere, está claro que ninguno de ellos ha logrado ser lo suficientemente coherente, objetivo, y ha mostrado estar suficientemente preocupado por la ciudadanía, como para que yo me crea que lo que buscan es lo mejor para la población y no lo mejor para tenernos controlados según sus propios intereses. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

#JuvetudPresenteyVotando Javier Guardiola: "Creo que la polarización nos evita llegar a acuerdos"

Siguiente Historia

Crítica: El pueblo contra O. J. Simpson

Lo último de Opinión