Ojalá no existiese este día

Veinticinco de Noviembre, puede parecer un día más del año, pero puede ser un día más que cuenta con una mujer asesinada por violencia de género. Ni siquiera, en el Día Internacional contra la Violencia de Género, se respeta el derecho a la vida de ellas.

Autor: Carlos Guizan

Cuando escribo esto no puedo dejar de pensar en la totalidad de los feminicidios llevados a cabo porque, en una u otra medida me siento culpable, quiénes las asesinan son también hombres y, a pesar de renegar personalmente del patriarcado, no puedes olvidar que son ellos, otros hombres, quienes las matan.

Matar es la acción final de un proceso que, por desgracia, muchas personas no reconocen. Y, eso es lo peor de todo, la existencia de gente que niega la realidad de la Violencia de Género. Existen muchas formas en las que una mujer puede sufrirla, no es para nada necesario que sea su pareja o novio, puede ser un conocido con el que no haya relación de afectividad. Pero, por unos u otros, aquello que no debería estar presente, se encuentra metido de lleno en la sociedad.

Nacer hombre da lugar a que automáticamente te encuentres en una posición de confort que hay que romper, porque o es extensible a todas las personas o, debe destruirse. Probablemente, cuando hayas sido más pequeño te hayan dicho que, si vistes rosa no eres hombre, y si lloras dejas de ser varón. El problema de la conducta patriarcal se adhiere a cada persona y, si bien algunas rompen con ella, a otras parece serle imposible. No por llorar eres menos hombre ni por llevar el color que te plazca eres mujer. ¿Acaso sería un insulto que te llamen «nenaza» por ciertas conductas?. Quienes responden que Sí a la anterior pregunta tienen un problema serio digno de atención psicológica y educativa. Y el resto, conoce que el hecho de que te comparen con una mujer no te quita dignidad, sino que puede llegar a darte más. Las 13 rosas, Frida Kahlo, Malala, Clara Campoamor…son nombres que significan lucha y logros que consiguieron obtener poco a poco, aún cuando la sociedad las quería callar; por tanto, llamen «afeminado» a un hombre porque, con mujeres como ellas, eso es un halago.

Por desgracia, convivimos con personas que reniegan de la creencia, simple y llana de que, las están matando. En el Congreso de los Diputados existen quienes, a viva voz proclaman que no hay violencia de género. Esta conducta podría considerarse que insta a que el patriarcado siga su camino. Pero, eso no puede ser posible. Hay una idea que debemos concebir y es que debemos ayudar a las mujeres a ganar esta batalla y, esto compañeros, no se hace sentados, se hace de pie a su lado.

En mi vida personal debo decir que, la deconstrucción empezó con 16 años, pero no ha acabado. Ningún hombre joven, ni tan siquiera adulto puede considerarse aliado definitivo, porque el proceso de deconstrucción es continuo, ¿cuántas veces se escucha a otro hombre decir por la calle que una mujer a la que ve está para follársela por esa ropa que lleva y no se replica el comentario? Si el simple pensamiento de que la ropa de una mujer puede determinar el respeto que hacia ella existe, ya tenemos una razón para creer que el machismo sí existe.

Tus compañeras, amigo, no necesitan que las controles para ver si están bien y que nadie les ha hablado de fiesta; necesitan que las ayudes a empoderarse y, eso empieza por deconstruirte y por conseguir su libertad. Porque, el día de hoy demuestra que, en mayor o menor medida, por nuestra culpa, siguen muriendo.

Ha sido en mi vida académica un placer haber conocido a hombres aliados feministas, de los cuales aprender y tener inspiración y, uno de ellos ha sido Javier Gustado Fernández Teruelo. Javier Teruelo, es Catedrático de Derecho Penal y actual Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Oviedo. El es un ejemplo, porque ha decidido dar un paso adelante y no permitir que el patriarcado y la violencia de género sigan actuando libremente. Este hombre, ha dedicado su tiempo a investigar los casi 1.000 feminicidios de género que han tenido lugar en nuestro país en el periodo 2000-2015. Con el mismo se pretende contribuir a dar respuesta a una serie de preguntas. El resultado de esta investigación ha dado lugar a un libro publicado en el que nos señala las respuestas a sus investigaciones. Y, tenemos el placer de que nos haya concedido parte de su tiempo para responder una serie de preguntas sobre sus estudios:

1. ¿Podría decirnos si existe algún tipo de perfil habitual de maltratador y asesino?

La mayor parte del maltrato grave se lleva a cabo por sujetos que ejercen una relación de control y dominio sobre su pareja. Están educados y convencidos de que ese es el modelo correcto. Por eso en muchas ocasiones las agresiones más graves o incluso el asesinato de la mujer se producen cuando ese dominio se discute (por ejemplo cuando la mujer se quiere separar)

2. ¿Ha existido desde la aprobación de la Ley contra la Violencia de género una reducción en el número de feminicidios?

Cierta reducción sí pero no ha sido muy significativa. Las leyes ayudan, pero son necesarios cambios culturales que llevan mucho tiempo. Hemos avanzado pero aún nos queda.

3. ¿Cree usted que un Derecho Penal muy duro puede ser una medida coactiva frente a los asesinos y agresores? En el sentido de que la pena pueda impedir la comisión de estos delitos.

El Derecho penal es necesario, sin embargo frente a los supuestos más graves no motiva a los agresores; les da igual la pena con la que se les amenace y la mejor prueba es es suicidio (intentado y consumado) del egreso que ya tiene muchas en más de 1/3 de los feminicidios

4. Usted dijo en una conferencia sobre este tema que el hombre que comete un feminicidio, no se fija en la pena que pueda existir y, que muchas veces acaba suicidándose. ¿Podría decirnos si esto es habitual y por qué sucedería? 

Contestada en parte en la anterior. Sucede porque ha construido su propia existencia en torno a esa relación tóxica de dominio y no se siente capacitado para seguir fuera de ella. 

5. ¿Podría explicar brevemente cuáles son los actos(celos, control telefónico, violencia psicológica…) por los que una mujer se considera que empieza a ser víctima de violencia de género? Con esta pregunta simplemente queremos que quienes lean este artículo conozcan cómo pueden identificar esta violencia. Hay muchos niveles de violencia. 

La violencia digamos menos grave: control menosprecio y los ejemplos que tu pones son importantes en sí mismos, pero lo son mucho más porque pueden ser el principio de una escalada de violencia que muchas veces termina en actos más graves. 

6. Algunos partidos políticos de extrema derecha, tanto en españa, como fuera intentan culpar a la inmigración, especialmente a la de origen árabe y africano de ser los causantes de la mayoría de actos de violencia sexual. Realmente hay un componente étnico en este tipo de sucesos o estamos ante un uso racista de los feminicidios?

No hay un componente étnico en absoluto; en ocasiones determinadas nacionalidades están sobrerepresentadas en las estadísticas porque proceden de un modelo cultural  (parecido al nuestro hace 30-40 años) anclado en unos valores de relaciones de dominio y desiguales entre hombre y mujer que, por cierto, son los que alguno de esos partidos parecen defender.

7. Usted como hombre, ¿qué le ha llevado a dar ese paso adelante y ser un constante ejemplo para otros hombres que se alían con las mujeres y buscan acabar con esta lacra?

No me siento ejemplo de nada. Creo que es puro sentido común buscar la igualdad y terminar con las relaciones de dominio y desigualdad. Sinceramente no percibo que diga o haga nada especial, porque a mi me parece absolutamente obvio y onstatable por cualquier persona

Ojalá y termino, ojalá haya un año en el que dejemos de tener que concienciar y, no exista el 25N porque ellas hayan obtenido, finalmente, la victoria frente al machismo y el patriarcado. Pero, mientras eso no pueda tener lugar sólo nos queda una cosa, DAR UN PASO AL FRENTE CON ELLAS.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Falenas, Verger Fiorett, Carlos. 1920.
Historia Anterior

'Invitadas' en el Prado y Rosa Bonheur

Siguiente Historia

#JuventudPresenteyVotando Javier Martín, Jóvenes Comunistas "Ni Garzón, ni Díaz pueden definirse como comunistas"

Lo último de Opinión