“The Problem With Apu”: ¿Se cierra el Badulaque?

Lucía Marín

Los Simpsons es la serie de dibujos para adultos con la que se han criado varias generaciones. Su sinfonía apela a los recuerdos de la infancia, como cuando la alegría de encender la televisión y ver a los muñecos amarillos en Antena 3 inundaba los hogares. Quizás por el cariño ha recibido durante años nos cuesta analizarla desde un punto de vista crítico, porque sí, aunque todos los personajes estén llevados a la parodia, no hay que olvidar que el legado cultural de la serie remarcar muchos clichés y perpetuar comportamientos en la sociedad. Así lo explicó el cómico indio-estadounidense Hari Kondabolu, autor del documental The Problem With Apu, que expone las consecuencias de que el único referente racializado de la televisión sea una caricatura estereotipada.

Kondabolu, lejos de insultar a la mítica serie, abre a golpe de humor un debate que se debería haber puesto sobre la mesa hace mucho tiempo. De hecho, el propio autor se ha declarado fan de Los Simpson y de la figura cuestionada en este caso, Apu (para quien no lo sepa, es un vendedor del establecimiento Badulaque que aparece a lo largo de las treinta y una temporadas): “Yo disfruto con él, es un personaje realmente divertido, pero esto no significa que sea correcto. Es más, que algo sea incorrecto y gracioso hace que sea mucho más fácil impulsarlo”. Para explicarlo, varias personas indio-descendientes cuentan en el documental que han sido comparados con Apu numerosas veces por el simple hecho de ser indios. “En la vida real existen un montón de personas entre los terroristas del 11S y el inofensivo Apu, pero eran nuestras únicas representaciones en aquel momento. La falta de referentes en la televisión condiciona la forma de ver el mundo de las personas”, ha constatado el cómico.

Sin embargo, el análisis que hace Kondabolu no acaba ahí, puesto que critica el hecho de que la persona que le presta la voz a Apu sea blanca, comparándolo con el “blackface”. El mismo actor y doblador, Hank Azaria, quien también dobla a muchos más personajes de la serie, se ha mostrado “apenado tanto personal como profesionalmente” porque alguien hubiera sido marginado debido a Apu. Fue entonces cuando Azaria soltó lo que armaría tanto revuelo en las redes sociales: el actor estaría dispuesto a dejar de ponerle voz para darle espacio a un actor indio o sudasiático, puesto que cree que “lo más importante es escuchar a la gente de origen indio y su experiencia”. Ante la noticia, Kondabolu ha declarado que espera que el personaje siga apareciendo en la serie. “Mi documental no fue hecho para que un personaje de dibujos desapareciera, sino para discutir sobre raza, representación y mi comunidad”. De esta manera, apelaba al “grupo de guionistas talentosos de la serie” para que hicieran algo interesante con Apu.

Sin embargo, el equipo directivo de la serie ha comunicado que no van a cambiar al personaje, como apuntaron en la convención de Disney del año pasado, D23 Expo. Para tratar de cerrar esta polémica, los escritores del programa hicieron referencia a la controversia en el episodio decimoquinto de la temporada número veintinueve, donde Lisa, una de las protagonistas, mira directamente a cámara en medio de una conversación con su madre sobre estereotipos en un libro y comenta: “Algo que empezó hace décadas y fue aplaudido y era inofensivo ahora es políticamente incorrecto. ¿Qué puedes hacer?”En definitiva, el Badulaque no cerrará, pero siempre podremos tratar de ver Los Simpsons desde una perspectiva no racista gracias a este documental. Ahora sabemos que el problema no es Apu, sino la falta de representación racial en la televisión, un medio que debería ser más diverso para dar el hueco que le corresponde a un colectivo que tantas veces ha sido silenciado.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

Las 18 de Más País, antes de Más País

Siguiente Historia

La “gran solución” universitaria para la docencia durante el coronavirus

Lo último de Cultura