VOX no respeta las medidas sanitarias en el acto de cierre de campaña

La tercera ola de Covid-19 ha batido récords en Cataluña. Las hospitalizaciones y los ingresos en UCI han superado el pico de noviembre sin precedentes. Empero de esto el Govern de la Generalitat de Cataluña permitió romper con las restricciones para asistir a los mítines políticos.

Prácticamente todas las coaliciones han adaptado sus campañas teniendo en cuenta la preocupante realidad que nos envuelve desde hace casi ya un año con actos telemáticos, híbridos y con unas muy estrictas medidas de seguridad.

No obstante, en VOX parecen ir por libre, durante los últimos meses hemos podido observar como a lo largo de estos meses Santiago Abascal ha alimentado la idea de que las restricciones eran un intento por parte del gobierno central para instaurar un estado de excepción encubierto, llegando a pedir cárcel para aquellos que, en vista de los preocupantes datos de la segunda ola, no descartaban un segundo confinamiento.

Ayer Vox, una vez más, actuó a contracorriente de la cabalidad. Lejos de seguir el ejemplo de otras formaciones, el partido de extrema derecha celebró el acto de cierre de campaña como si la pandemia fuera un espejismo.

La plaça d’Artós fue el lugar elegido para poner punto y final a una campaña marcada por la violencia y las provocaciones constantes. Llegadas las ocho de la tarde, hora de la convocatoria oficial del acto de cierre, la gente comenzaba a aglomerarse en torno a la plaza; sin control, sin mascarilla, sin distancia social y por supuesto sin conciencia ninguna. El partido de Abascal planteó su acto de cierre como una fiesta en el sentido más literal de la palabra. Desde el partido se proporcionaba la bebida, pero en absoluto la seguridad de ninguno de los que estuvimos allí presentes.

Pasados veinte minutos de la hora de convocatoria oficial, la plaza rebosaba y la aglomeración cada vez iba a más. La gente se comportaba como si estuviese viviendo una realidad paralela, sin mascarillas, bebiendo y hacinándose sin ningún tipo de control. Poco después comenzaron a llegar los rostros más conocidos del partido, que lejos de apelar a la responsabilidad y predicar con el ejemplo participaron activamente en semejante irresponsabilidad, paseando entre las masas para hacerse fotos, abrazando a los allí presentes, saltando y cantando al grito de “¡Indepe el que no bote!”. En ningún momento el partido hizo ningún amago para hacerse con el control de la situación, tan solo apelaban a la colocación correcta de las mascarillas: “por favor, las mascarillas, por encima de la nariz”.

No es posible cuantificar de manera exacta el número de personas allí reunidas, pero era más que evidente que la cifra se eleva por encima de varios centenares. El acto estaba envuelto en un ambiente festivo donde imperaba una actitud total de despreocupación que roza lo demencial ateniéndonos a las circunstancias que todavía hoy padecemos.

(In)cógnita tuvo la oportunidad de preguntar a Javier Ortega Smith, Secretario General de VOX . El dirigente tildó de «fabulosa y valiente» la campaña, sin embargo, nos pudimos preguntarle sobre la seguridad del acto: ¿Cree usted que se han garantizado las medidas de seguridad correspondientes en este acto de final de campaña? ¿Ha sido plenamente seguro asistir hoy aquí?. (In)cógnita ha intentado en reiteradas ocasiones ponerse en contacto con la formación y conocer su visión de lo ocurrido ayer, no hemos conseguido respuesta.

Hace tiempo me enseñaron que la cultura me haría libre. Y no hay mejor forma de cumplir con la libertad que compartiendo mi percepción de la actualidad. La información es cultura.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

Después del 14F, Cataluña seguirá siendo Cataluña

Siguiente Historia

La Batalla mediática del Procés

Lo último de Política