¿Solo hay vida después de la muerte?

La difícil tarea de volver a vivir sin miedo después de sufrir maltrato

Autora: Gemma Marrahí Pérez

ALERTA: SPOILERS

Hace poco vi la película Cuando te encuentre. La protagonista vive acosada por su exmarido y, como tristemente suele pasar, no es para nada consciente. Siempre acaba cediendo a sus chantajes por temor a que le quiten la custodia de su hijo. Para poneros en contexto, se trata de una mujer en un pueblo pequeño de Estados Unidos, donde el exmarido es el policía y su exsuegro, el juez. Los ingredientes perfectos para que la muchacha viva muerta de miedo.

De repente aparece un chico y se enamora (dejemos para otro artículo lo de los hombres salvadores). Pero como era de esperar, su exmarido la amenaza para que se aleje de él si no quiere perder al niño. Cómo no, ella le hace caso. Menos mal que su bendita abuela (la representación del feminismo en la película) la empuja a plantarle cara y lo hace. Sin embargo, siempre acaba volviendo el exmarido. Hasta que tras una discusión y unas cuantas cosas más, se muere. 

Claro, como ya se ha muerto el exmarido, ella ya es feliz, hace su vida y todo maravilloso. En ese momento me di cuenta de que es el mensaje de muchas películas y series que he visto donde aparecen casos de maltrato. Un lugar para refugiarse, Anatomía de Grey, 911…, numerosos casos que me hicieron reflexionar. Para ver si es solo cosa mía, pregunté a algunas amigas y era muy fácil que todas tuvieran algún ejemplo.

Hasta que el maltratador no muere, la maltratada no es feliz. Mensaje que dejan caer sutilmente y que, a mi parecer, es erróneo y puede traer malas consecuencias. Están queriendo decir a todas las mujeres que no hay salida hasta la muerte. Que van a vivir aterrorizadas toda su vida si el otro no muere.  O peor aún, en algunos casos está en su mano matarlos para vivir, como el caso de Joe en Anatomía de Grey.

Intentan dejar claro que ya da igual que te vayas a la otra punta del país, como en uno de los casos que investigaron en la serie de Castle, o que intentes quedarte en el mismo lugar, como en Cuando te encuentre. Siempre acabará volviendo y destrozando tu vida. Siempre será el agresor el dueño de tu vida.

Pues mira, no creo que sea así. Claro que hay casos así e incluso peores, pero no queramos olvidarnos de las mujeres que salen adelante. Todas estas series y películas borran de un plumazo el testimonio de miles de chicas que alrededor del mundo han podido plantar cara a su agresor y volver a vivir su vida. Con tiempo, terapia y lo que hayan necesitado, pero han vuelto a vivir. Se olvidan del empoderamiento de estas mujeres, que son ejemplo para las que aún están luchando y las que, desgraciadamente, lucharán en un futuro. 

Lo peor de todo no es que estos guionistas decidan hacer así sus producciones, sino que la sociedad no se dé cuenta cuando ocurre. Yo he necesitado 20 años para ser consciente. A otros se les pasará la vida y pensarán que es normal lo que ven en esas series y películas; y el mayor problema llegará con los que se crean que están por encima del bien y el mal y que vean ahí su seguridad para hacer lo mismo. Que piensen que ellos también pueden agredir eternamente y siempre tendrán el control de la vida de su pareja o expareja.

No quiero ser catastrofista, pero ya son muchas las generaciones que han crecido con mensajes erróneos sobre la violencia de género. Muchos maltratadores que han visto afianzado su comportamiento en los medios audiovisuales. Intentemos que no sean más. Por el bien de la sociedad, pero especialmente por la vida de las mujeres.

1 Comment

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

La realidad del contrato en prácticas

Siguiente Historia

¿Sexismo o derecho a elegir?

Lo último de Opinión