Benito Laiz, preso en los años 70

Autor: Jaime Molina Trujillo

La lucha que se está llevando desde “la Comuna” en la asociación de presos en la que estoy actualmente es muy importante porque conseguir la verdad, justicia y reparación y garantías para no repetir este tipo de actuaciones y crímenes, y en relación ellos están presentando una serie de querellas siendo la más importante la argentina donde se han decidido el procesamiento de varios cargos, aunque aún no se ha llevado a cabo, pero evidentemente es para eso, también es absolutamente necesario y se plantea que la famosa llamada Ley de Amnistía sea derogada, o modificada, y en la que los jueces se escudan para no admitir las querellas.

Cuando el juzgado fue a tomarme declaración en la cárcel de Carabanchel, yo les recité, o les conté, lo que me habían hecho en la Dirección General de Seguridad con el riesgo de que me hubiesen podido volver a llevar, puesto que como estaban suspendidos esos artículos la policía tenía carta blanca para volver a interrogarte y demás. Tengo que decir que quizás eso sirvió para que cuando llegó el juicio, el fiscal me retirase la acusación porque evidentemente quedaron como lo que eran, unos torturadores.

Pregunta: ¿Crees que volverá la República a España en algún momento?

Respuesta: Bueno, eso es hacer política-afición, pues ya lo veremos, dependerá de la decisión que haya de realmente tener una democracia cierta, es difícil porque las leyes electorales están hechas para que siga habiendo bipartidismo y sea muy difícil que la izquierda avance suficientemente como para hacer un cambio de ese tipo, pero en fin, esperemos que llegue.

P: ¿Te contaron en la cárcel alguna historia de presos o presas víctimas de tortura de malos tratos o sufriste tú esas torturas?

R: Bueno yo sufrí bastantes malos tratos durante 26 días en la DGS, no sé si pueden llamar torturas porque no sé dónde está el límite de una cosa o de otra, pero evidentemente el trato era pues eso, a las 3 de la mañana te subían, te ponían de puntillas con los dedos apoyados en la pared, te daban con la angelita que era una fusta que tenían para eso, o venía el torcuato que era un antiguo alférez provisional y se ponía enfrente de ti con una mesa en medio y te cogía de los pelos y te empezaba a dar cabezazos contra la mesa diciendo “si pública es la mujer que reclutamos por puta, República a de ser doblemente prostituta, y si alguno se dice hijo de la gran República, no cabe duda que eres un hijo de la gran bretaña”, no se me olvidan los versos que recitaba cuando te daba con la cabeza en la mesa, y bueno, a otros compañeros les pasaba eso y cosas peores.

P: ¿Cómo era la vida en la cárcel en esos años, cómo era el ambiente al entrar?

R: Bueno, en la cárcel los presos políticos estábamos en una galería, en ese sentido en el grupo de los presos políticos habían bastante buena idea y solidaridad. El problema de todas estas detenciones, de la mía como de otros muchos trabajadores, es que en ningún caso, la famosa Ley de Amnistía que hicieron, con la cual se han indultado ellos, tampoco solucionó los despidos y los daños que produjeron los trabajadores cuando nos detuvieron. Yo después de la detención fui despedido de la empresa porque tardé 4 meses, por lo menos, entre que fui detenido y estuve en la cárcel hasta que salí, entonces eso nunca se ha solucionado, la Ley de Amnistía sacó alguna gente de la cárcel, inclusive readmitieron a alguno, pero enseguida el Tribunal Supremo dijo que si había habido en los juicios laborales acuerdo que ya no había amnistía para nadie, entonces nos quedamos muchos trabajadores en la calle en aquella época.

P: ¿Defendías alguna idea o actividad social, política, por aquella época que fuese la causa de ese encarcelamiento?

R: Sí, yo defendí ideas, pero las causas del encarcelamiento no fue eso, yo entonces militaba en la ORT que era un partido político, pero realmente el encarcelamiento y la detención no tuvo nada que ver con eso porque no tenían ni idea de mí, es decir, simplemente fueron a detener gente y a sacar lo de siempre, si te has reunido o no, para acusarte de asociación que era un poco el cargo general que la policía siempre planteaba a los tribunales y con eso ya te pasaban después a la cárcel de Carabanchel durante un tiempo determinado.

P: ¿Te dieron a ti o a tu familia alguna justificación o argumento de por qué te encarcelaron?

R: No, ningún argumento, la policía ahí actuaba, vuelvo a repetir, con carta blanca, y ese día detuvieron a mucha gente, yo fui ese día a hacer una consulta de tipo laboral porque, además, era representante de los trabajadores de mi empresa, y como eran despachos de abogados, digamos “rojillos”, pues fueron a detener gente y luego, como consecuencia de esa detención, me tuvieron 26 días en la Dirección General de Seguridad en la Puerta del Sol a hostia limpia.

P: ¿Puedes decirnos por qué razón fuiste encarcelado en los años 70 por el régimen franquista?

En realidad, lo primero fui detenido y la razón de esa detención fue que la policía tenía carta blanca y se fueron a los despachos de los abogados laboralistas, donde había ido a hacer una consulta, y a la salida del despacho me detuvieron previa persecución y disparos al aire. En realidad era una onda represiva con motivo de los juicios que habían en diciembre del 70 y habían suspendido algún artículo del llamado “Fuero de los españoles” y por eso la policía tenía carta blanca para detener y para tenerte detenido el tiempo que quisiese.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

Esclavos del miedo

Siguiente Historia

Un mitin de VOX

Lo último de Política

El rompeolas

Autor: Luís Eduardo Patiño Rodriguez Tras una campaña electoral larga, bronca e