“Sky Rojo”, intento de crítica social

De la mano de los creadores de “La casa de Papel”, Álex Pina y Esther Martínez Lobato, llegó a Netflix el pasado 19 de marzo, “Sky Rojo”, con tan solo una primera temporada, ya se hablaba de un “bombazo”.

La serie española se basa en la historia de tres prostitutas que, tras un incidente con su proxeneta, Romeo, tratan de huir del club donde trabajan. A partir de este momento, los capítulos comienzan un vaivén huidas manchadas de sangre, lo cual nos recuerda bastante al desarrollo de “La Casa de Papel”. 

Además de la corta duración de sus capítulos que oscilan los 25-30 minutos, lo cual hace que sea una serie mucho más atractiva de ver, la característica principal de esta primera temporada es, que “Sky Rojo” se intenta sumar a la crítica social, en la línea de “Euphoria”, “Unorthodox” o incluso “El cuento de la criada”. Nos muestra el mundo de la prostitución desde dentro, cómo los proxenetas manipulan la vulnerabilidad de las chicas, muchas de ellas extranjeras y con pocos recursos, prometiéndoles dinero fácil y una buena calidad de vida; aunque lo cierto es, que detrás de esas promesas se esconden amenazas hacia sus familiares y deudas constantes que no les permiten dejar el club. La serie es fácil de seguir, lo que los creadores pretenden es trasmitir el mensaje de que ninguna chica elige venderse por su propia voluntad. 

Además, a lo largo de los capítulos mencionan posibles enfermedades de transmisión sexual como peligros de la prostitución, dejan entrever los estigmas sociales sobre los estereotipos en cuanto a lo que a la vestimenta se refiere y la pérdida de autoridad de las protagonistas cuando aceptan el puesto. 

Tras haber visto la primera temporada de “Sky Rojo” podemos afirmar que es una serie provocadora, en ocasiones con puntos de humor negro, que, bajo mi punto de vista sobran. Los directores tienen la intención de entretener a la vez que hacen reflexionar a su audiencia, sin embargo, mientras que intentan vender la imagen de tres mujeres empoderadas, a lo largo de la temporada encontramos muchos tramos llenos de situaciones fetichistas y cargados de violencia explícita que parecen humillar constantemente a las protagonistas. Mencionar el “no es no” y un “no sé, también es no”, está bien, pero al final es una serie más que utiliza temas de “moda” para lucrarse y ganar espectadores, sigue siendo una serie más que se queda en el intento feminista, el mensaje está bien, pero los medios no han sido los correctos, al fin y al cabo, estamos hablando de una serie que continúa sexualizando a sus protagonistas hasta en los momentos en los que están a punto de morir, por lo que “Sky Rojo”, queda lejos de poder considerarse una serie feminista. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

África empieza en los Pirineos

Siguiente Historia

Hacer palanca

Lo último de Cultura

Default thumbnail

La mandona

Cuando me preguntaban de pequeña si tenía referentes, me costaba responder, aunque