Cuentos asombrosos, un remake con luces y sombras

Apple TV sigue intentando hacerse un hueco frente a las ya más asentadas plataformas como Prime Video o Netflix y nos ofrece la nueva versión de la serie de 1985, que viene de la mano del renombrado Spielberg como productor ejecutivo y de los creadores de érase una vez, Edward Kitsis y Adam Horowitz. 

La propuesta cuenta con tan solo cinco capítulos de entre cincuenta minutos y una hora e independientes entre sí, tal y como hacen otras series como Black Mirror. Cuando ves en el primer capítulo, al joven actor del corredor del laberinto Dylan O’Brien y a la actriz de la segunda temporada de la aclamada serie You Victoria Pedretti y lees el apellido Spielberg, quizá pongas las expectativas demasiado altas.

La idea -aunque no novedosa- es buena, y la dirección y el montaje también. Las actuaciones son correctas en su mayoría,  aunque algunas como la de Duncan Joiner deja mucho que desear. De vez en cuando hacen apariciones en pantalla actores más consolidados como es el caso del primer capítulo con O’Brien y Pedretti, o un Josh Holloway que conserva su atractivo en el cuarto,  y que ya nos enamoró haciendo de Sawyer en Lost (Perdidos).

Sin embargo, y a pesar de que algunas historias son buenas y verosímiles otras llegan a aburrir e incluso a no tener mucho sentido. En el episodio tres, el mensaje que quiere dar -manido hasta decir basta- adquiere tanto protagonismo que quizá se descuida la historia en sí y no se explota su lado fantástico. En general, las relaciones, el drama, el amor y la familia son temas que se tratan en algunos casos en exceso, y parece que el toque fantástico es tan solo una excusa para hacer la misma película y serie con idénticos giros argumentales que tantas veces hemos visto.

Las historias que tratan de viajes en el tiempo, por otra parte, están bien construidas y son entretenidas. Además, si lo que buscas es un poco de misterio y thriller, los episodios segundo y cuarto serán tus preferidos, aunque en el caso de este último, se echa en falta una explicación más extensa del misterio. 

Aunque hay algunas razones para no darle una oportunidad, es una serie que se deja ver, pero probablemente la mayoría de sus episodios se olviden fácilmente en una tarde. Se puede decir que una serie entretenida, y, aunque no es nada extraordinaria, se disfruta en general de su visionado. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Anterior

Permanente incomprensión de España

Siguiente Historia

Dos tontos muy tontos

Lo último de Cultura