La derecha toma la delantera

izquierda

Autor: Jaime Molina

Lo cierto es que desde las elecciones celebradas el 14 de febrero del 2021, o mejor dicho, desde la salida de Iván Redondo, el PSOE no ha sido capaz de retomar la gran comunicación política que estaba llevando a cabo desde que Pedro Sánchez obtuviese, en 2018, el respaldo del Congreso de los Diputados en la única moción de censura que ha salido adelante en la reciente democracia, todo eran victorias socialistas.

La pérdida de Madrid

El gran objetivo de la izquierda era afianzar y conseguir la Presidencia en Madrid con las elecciones del 4 de mayo del pasado año. Sin embargo, no es que la izquierda no fuera ambiciosa, porque de hecho, puso “toda la carne en el asador”, al menos por parte de Podemos con la renuncia de Pablo Iglesias a seguir formando parte del Gobierno de coalición y presentar su candidatura a la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Por parte de Más País, sería Mónica García que fue ganando adeptos entre los madrileños, y, por otro lado, teníamos a Ángel Gabilondo, probablemente el candidato menos carismático de entre todos los que se presentaban, seguramente el PSOE tenía grandes candidatos, pero aún así, optó por la continuación de éste, grave error.

La esperanza se fue perdiendo conforme pasaban los días de la campaña electoral y, sobre todo, con el primer escrutinio donde el PP de Ayuso ya comenzaba golpeando con 56 escaños. Todos sabemos lo que ocurrió aquel día, la izquierda no supo conectar con su electorado y llegaron a perder bastiones muy importantes para ellos. Lo más destacado, dejando a un lado la casi mayoría absoluta de Ayuso y la pequeña subida de Podemos por el empuje de Pablo Iglesias, insuficiente, fue la derrota del PSOE, que pasó de ganar en 2019 a no ser ni si quiera el principal opositor al Gobierno madrileño. Más País conseguía superar a los de Gabilondo por unos cientos de votos, y es aquí donde comenzaba el declive.

¿Ciudadanos desaparece por el nuevo sistema de partidos?

A pesar de aquel destacado varapalo del PSOE con la derrota en la Comunidad de Madrid, más destacable fue la desaparición de Ciudadanos de la Asamblea, pasó de ser parte del Gobierno madrileño a no llegar al mínimo requerido, y eso que también pusieron todo lo que tenía con Edmundo Bal, pero no resultó. No obstante, podría resultar o no impactante, porque realmente hemos visto cómo han ido desapareciendo de muchos Parlamentos: Cataluña (de primera fuerza a desaparecer), País Vasco (tuvieron que ir en coalición con el Partido Popular), Galicia (nunca han llegado a obtener representación), Murcia (la fallida moción de censura provocó la ruptura del Gobierno murciano así como la huída de muchos de sus representantes), Madrid (con el caso que se ha comentado), y ahora se vislumbra lo peor para ellos en las próximas elecciones de Castilla y León y de Andalucía, en ambas Comunidades Autónomas estableció Gobiernos de coalición con el Partido Popular.

Podríamos preguntarnos si Ciudadanos se está viendo perjudicado por el nuevo sistema de partidos que se ha presentado en nuestro país, y realmente sí, porque nos encontramos en sistema de partidos de bloques donde la izquierda se encuentra representada por PSOE, Unidas Podemos y Más País (más escorado al centro-izquierda visto como partido verde), y, por otro lado, la derecha representada en PP y Vox, que parece que está imparable, como lo estuvo en su época Podemos. Obviamente esto no beneficia nada al partido de Inés Arrimadas que no levanta cabeza desde las elecciones de noviembre de 2019 con la caída de Albert Rivera y no están consiguiendo remontar el vuelo, menos ahora con la inestabilidad que ha generado en todos los gobiernos autonómicos en los que ha participado.

Pendientes de Castilla y León y Andalucía

Ahora la vista se pone en Castilla y León donde Mañueco decidió romper con Ciudadanos y convocar elecciones para febrero. Tras la moción de censura presentada en Murcia provocando un gran terremoto político todos pusieron la vista en Andalucía y Castilla y León, si bien los de Juanma Moreno y Juan Marín afirmaron, al igual que Igea y Mañueco, que sus gobiernos no se romperían, estos últimos han mostrado su debilidad gubernamental desde entonces, y los primeros están a la espera de lo que pase allí, o al menos, así lo dejó entrever el Presidente de la Junta de Andalucía.

Lo cierto es que todas las encuestas dan como victorioso de la contienda electoral al Partido Popular, Comunidad Autónoma ganada por el PSOE en las pasadas elecciones autonómicas y que ahora perderían. Parece poco probable que los socialistas consigan remontar las encuestas, pero en política, al igual que en el fútbol, todo puede pasar.

La pérdida de los de Sánchez en esta comunidad sería lo peor que les podría pasar porque están dejando ver que la derecha está volviendo a ganar terreno desde Madrid, Murcia y ahora Castilla y León. Además, lo más probable es que Juanma Moreno llegue a ganar, casi por mayoría absoluta, la Junta de Andalucía estando ahora apoyado por Vox, o al menos eso dicen las encuestas. Entonces serían tres las comunidades arrebatadas al PSOE, habiendo ganado en el pasado Castilla y León, Andalucía y Madrid.

Todo esto seguramente afectará a nivel nacional, si en el ámbito autonómico no se es capaz de consolidar el poder, se perderá el nivel nacional, en España somos muy impredecibles, aunque la desmovilización de la izquierda parece algo evidente viendo los resultados de los últimos comicios electorales y de los futuros.

Queda poco tiempo para que los de Sánchez y Yolanda Díaz se vean en unas nuevas elecciones generales, y nada pinta bien para ellos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

tecnología
Historia Anterior

El choque generacional mata la tecnología, pero también el arte

light city road traffic
Siguiente Historia

La fotografía analógica ha vuelto desde los cuartos oscuros

Lo último de Política