/

¿Dónde está Ciudadanos?

El Partido Popular vive una crisis interna histórica y su principal rival -en teoría- está desaparecido.

Ciudadanos

El jueves nos levantábamos con grandes titulares en El Confidencial y en El Mundo sobre un supuesto espionaje por parte de Génova a Díaz Ayuso tras las elecciones autonómicas de marzo de 2021. La cúpula del Partido Popular habría mandado espiar a Díaz Ayuso para hacerse con información sensible y usarla para evitar que le disputara cuota de poder a Casado en un futuro -no muy lejano-. 

Las informaciones apuntaban a que se habría usado el método Kitchen, es decir, Génova habría utilizado recursos públicos para espiar a la Presidenta de la Comunidad de Madrid. Ángel Carromero, mano derecha de Almeida y hombre fuerte de Casado en el Consistorio, habría usado la Oficina Municipal de la Vivienda para hacer estas investigaciones. Almeida esa mañana compareció como Alcalde -no como Portavoz del PP, debe ser que Almeida es mister Potato y se puede poner y quitar cargos como las orejas del juguete infantil- para explicar que las informaciones eran falsas. 

Con este escenario las reacciones se sucedían casi minuto a minuto y de fondo -como viene siendo habitual- estaba Ciudadanos. 

¿No recordáis a Ciudadanos? Si hombre, es el partido que se presentaba como la alternativa liberal a la disputa tradicional del PSOE y del PP y que ha acabado en la irrelevancia política por el ego de su anterior líder, ¿no os acordáis?

De fondo, como decía, aparece Begoña Villacís, Vicealcaldesa del Ayuntamiento de Madrid, que, tras la rueda de prensa de Almeida, sale a explicar que pedirá responsabilidades a su compañero en el Ayuntamiento de la capital.

Ciudadanos

Es importante recordar que los municipios no tienen capacidad para convocar elecciones -de ser así, Almeida ya habría convocado elecciones hace tiempo- una circunstancia que Begoña Villacís podría haber utilizado -y aún está a tiempo- para hacerse con la alcaldía de Madrid. Más Madrid y el Partido Socialista estarían dispuestos a pactar con los naranjas y ofrecerles un gobierno de coalición hasta las elecciones municipales de 2023, una oferta, por lo menos, a sopesar visto el lío que tiene montado el Partido Popular.

Este movimiento -que parece que no se va a producir- daría oxígeno a un partido que está condenado a la desaparición tras regalarle al Partido Popular en 2019 gobiernos tanto autonómicos como municipales a cambio de nada y que lleva aguantando las sucias prácticas del PP desde que el partido de Inés Arrimadas presentara una moción de censura en Murcia para acabar con el Gobierno de López Miras. 

Después del transfuguismo alimentado por Egea llegó el golpe de Miguel Ángel Rodríguez que acabó con la presencia de los naranjas en la Asamblea de Madrid y después de eso, Casado obligó a Fernandez Mañueco a apretar el botón electoral para así empezar a ganar puntos dentro de su propia formación y evitar que se pusiera en entredicho -más aún- su liderazgo. Después de todo esto, ¿dónde está Ciudadanos?

No está y parece que ni se le espera.

Villacís, como alcaldesa, podría aplicar su programa en un alto porcentaje, deshacerse de VOX y hacerse con un altavoz importantísimo a nivel nacional. No estamos hablando de un pueblo de la España vaciada sin ningún tipo de cobertura mediática, estamos hablando de ocupar la alcaldía de la capital de España.

En definitiva, Begoña Villacís tiene la oportunidad de recuperar a un electorado huérfano de centro que está viendo en el PP a un partido completamente escorado a la derecha, a la deriva, descabezado, que compite con la extrema derecha a ver quién es más ultra y responsable de que los de Abascal puedan llegar a tocar algo de poder en Castilla y León -no nos olvidemos que Ciudadanos ha sido colaborador necesario en el auge de VOX pero tiene la oportunidad de enmendar su error-.

Ciudadanos

Con escenario político como el que se nos presenta, con los números a favor y con un relato no muy complicado de armar en su beneficio nadie entiende como Villacís sigue al lado de Almeida. 

Si verdaderamente la Vicealcaldesa de Madrid trabaja para los ciudadanos y no para mantener su sillón bajo las siglas del Partido Popular en 2023 debería presentar cuanto antes una moción de censura para formar una alternativa en la ciudad de Madrid. Una alternativa tanto a Almeida como a los votantes de centro del Partido Popular, es la oportunidad que Ciudadanos nunca soñó que iba a darse y que, contra todo pronóstico, se está produciendo. Es ahora o nunca. 

De no presentar la moción, Villacís debería ser valiente, irse de Ciudadanos y firmar su alta como militante del Partido Popular.

Un periodista deja de serlo cuando ofrece como información lo puramente subjetivo.

1 Comment

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ayuso y Casado
Historia Anterior

Cronología de una explosión

acontecimiento
Siguiente Historia

‘El Acontecimiento’, el alegato feminista que necesitábamos

Lo último de Desde casa con amor